Negocios

Donald Trump anuncia la fabricación de respiradores

Donald Trump anuncia la fabricación de respiradores

El último balance, de ayer, apuntaba a al menos 25.000 casos y unos 300 fallecidos, lo que supone un importante incremento en las últimas 24 horas a pesar de las restricciones impuestas por las autoridades para evitar contagios, recogió la agencia de noticias Europa Press.

Los ventiladores o respiradores artificiales son uno de los equipos clave para tratar a los pacientes que tiene coronavirus, al ser empleados en los casos que presentan insuficiencia pulmonar, una de las complicaciones en casos graves del COVID-19.

"Estamos contentos de ver cómo de rápido se han movilizado las compañías de todos los sectores para atajar el desafío creciente del Covid-19, al que nos enfrentamos de manera colectiva", ha apostillado el presidente y consejero delegado de GE Healthcare, Kieran Murphy.

Días atrás, el millonario sudafricano Elon Musk, que dirige las empresas Tesla y Space X, ofreció usar su tecnología para fabricar este tipo de aparatos para los hospitales.

'Confinamiento por coronavirus podría destruir EU', advierte Trump
Eso no significa que vayamos a decirle a todo el mundo que deje de conducir automóviles", dijo el presidente. " Estados Unidos volverá, y pronto, a estar en funcionamiento".

En un intercambio de mensajes en Twitter con el periodista Nate Silver, Musk comentó que "Tesla fabrica automóviles con sofisticados sistemas de climatización".

Ford evalúa trabajar con el Gobierno británico para producir ventiladores y recuperando 165.000 respiradores que envío a China a principios de mes para ayudar a combatir el brote.

"¡La ciudad de Nueva York está comprando!", dijo entonces el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, que recordó que "nuestro país enfrenta una escasez drástica y necesitamos ventiladores lo antes posible; necesitaremos miles en esta ciudad durante las próximas semanas. Nos estamos comunicando con usted directamente". En un ensayo titulado "La pesadilla del racionamiento de la asistencia sanitaria", publicado en The Washington Post, el doctor Thomas Kirsch recuerda que se despertó con un sobresalto, 10 años después de una misión en Haití donde tuvo que decidir a qué pacientes dar un tratamiento prioritario. Hizo un llamamiento a las autoridades para que apliquen las directrices con antelación a fin de no dejar solos a los médicos ante tan angustiosas decisiones.