Global

Centenares de casas destruidas a causa de los incendios en Australia

Centenares de casas destruidas a causa de los incendios en Australia

El espeso humo que cubre el estado de Nueva Gales del Sur, también llegó a Sidney, la ciudad más grande de Australia.

Muchos habitantes de la metrópoli australiana, cuya población supera los cinco millones de habitantes, salieron a las calles cubriendo sus caras con mascaras para protegerse de la contaminación.

En la redes sociales junto a la etiqueta #sydneysmoke (Sídneyhumo), los usuarios colgaron centenares de fotos.

Formado por la combinación de varios incendios, este inmenso siniestro se encuentra ahora bajo control, pero continuaba ardiendo en unas 250.000 hectáreas en una zona a una hora en coche de la mayor ciudad de Australia.

Rogers señaló que los bomberos solo podían desalojar a los vecinos, proteger las viviendas y esperar que mejoren las condiciones del tiempo.

En el estado de Nueva Gales del Sur son 46 sitios que arden sin que los servicios de emergencia puedan controlarlos, seis de ellos se encuentran bajo la alerta "controlar y actuar" que se activa cuando el fuego amenaza la seguridad pública.

Tendrá Politécnico Protocolo para prevenir y atender violencia de género
De igual forma, se regula el procedimiento especial sancionador para los casos de violencia política en razón de género . Otra es la Ley General en Materia de Delitos Electorales, la cual señala como agravante la comisión de esta falta.

"Esta es la realidad del cambio climático: (temperaturas) más calientes y húmedas se traducen en más incendios".

El cambio climático y de los ciclos meteorológicos han generado una sequía excepcional, una débil tasa de humedad y fuertes vientos, que contribuyen a generar incendios en la maleza.

Shane Fitzsimmons, comisionado del Servicio Rural de Bomberos, alertó en rueda de prensa sobre las condiciones a las que se enfrentarán los bomberos en la temporada de incendios.

Las temperaturas subieron encima de los 40º C cerca del lugar de uno de los incendios en las afueras de Brisbane, en el estado de Queensland (este), y las autoridades ordenaron a los residentes de tres suburbios "abandonar de inmediato" el área.

El fuego provocó la muerte de al menos cuatro personas y destruyó más de 680 casas en el este de Australia desde principios de noviembre, meses antes de la temporada habitual de incendios del verano austral. Las autoridades culpan de la situación a la prolongada sequía, los fuertes vientos y supuestas acciones provocadas. Este año, los fuegos empezaron de forma precoz.

Los peores incendios vividos en el país oceánico en las últimas décadas ocurrieron a principios de febrero del 2009 en el estado de Victoria y causaron 173 muertos y 414 heridos, y quemaron una superficie de 4 mil 500 kilómetros cuadrados.