Negocios

WeWork despide a 2,400 trabajadores para sanear sus finanzas

WeWork despide a 2,400 trabajadores para sanear sus finanzas

La empresa con base en Nueva York ha añadido que "la reducción de la fuerza de trabajo afecta a aproximadamente a 2.400 empleados en el mundo, que recibirán finiquito y otras formas de asistencia para ayudarles en su transición profesional".

WeWork anunció que está despidiendo a alrededor de 2,400 empleados a nivel global, ya que la compañía de oficinas compartidas busca recortar drásticamente los costos y estabilizar su negocio, luego de pasar de tener la simpatía de Wall Street a ser un paria en cuestión de semanas.

Con estos despidos, que empezaron hace ya unas semanas fuera de Estados Unidos y ahora han comenzado en el país, dejan su puesto el 19% de sus empleados, que a finales de junio totalizaban 12.500 trabajadores.

¿Quiénes cantarán en la final de la Copa Libertadores?
Todo va quedando listo para la final de la Copa Libertadores 2019. "Hay que mostrar al mundo la identidad cultural de un continente".

Se espera que este viernes se reúna la junta directiva de la empresa, con sede en Nueva York, para abordar todos los cambios a afrontar, como adelantó su presidente, Marcelo Claure, en una nota interna divulgada a la plantilla donde mencionaba "eliminaciones de trabajo necesarias".

WeWork ha sufrido una debacle financiera en los últimos meses, pasando de estar valorada en unos 47.000 millones de dólares (42.267 millones de euros) a unos 20.000 millones (17.986 millones de euros) el pasado septiembre, cuando renunció a su debut bursátil bajo un amplío análisis de su gestión de negocio y su liderazgo.

Según los documentos que la compañía entregó al regulador de la bolsa de EEUU, en 2018 tuvo unas pérdidas netas de 1.900 millones de dólares, mientras que en la primera mitad de este año la cifra neta negativa llegó a 900 millones de dólares. El acuerdo valoraba a la compañía en aproximadamente 8,000 millones de dólares o menos, dijo una fuente con conocimiento del tema, que pidió no ser identificada, porque las discusiones son privadas.