Global

Un niño belga de nueve años, el universitario más joven del mundo

Un niño belga de nueve años, el universitario más joven del mundo

El niño terminó Secundaria con tan solo ocho años (diez antes de lo previsto) y en octubre de 2018 empezó los estudios universitarios de Ingeniería eléctrica en la Universidad Tecnológica de Eindhoven (TUE). Su padre ha contado a la 'CNN' que ahora Simons tiene pensado estudiar Medicina, al mismo tiempo que hará un doctorado en Ingeniería Eléctrica. Muchos creyeron que Lydia y Alexander Simons, los padres de Laurent, estaban exagerando cuando decían que el pequeño tenía un talento asombroso, pero pronto los maestros del niño coincidieron en lo mismo.

Pero Lydia tiene su propia teoría.

Un niño prodigio de Bélgica está en camino de obtener una licenciatura en la universidad a la tierna edad de 9 años.

El director de educación del centro remarcó en un comunicado que "los estudiantes especiales tienen buenas razones para hacerlo" para que puedan organizar el ajustado horario. "Comí mucho pescado durante el embarazo", bromeó. "De la misma manera, ayudamos a los estudiantes que participan en los mejores deportes".

Verstappen gana la 'pole position' en Brasil
Al tapatío le costó trabajo hacer una buena vuelta que le permitiera meterse hasta la Q3 para arrancar entre los primeros 10. Sergio "Checo" Pérez largará desde el décimo quinto lugar para el Gran Premio de Brasil .

“Laurent es el estudiante más rápido que hemos tenido aquí. "No solo es hiperinteligente, sino también un niño muy comprensivo", completó.

"La absorción de información no es un problema para Laurent", dijo su padre.

Su progreso no ha pasado desapercibido y ya es buscado por prestigiosas universidades de todo el mundo, aunque la familia de Laurent prefiere no nombrar en cuál de ellas el niño considera estudiar su doctorado. "Creo que se centrará en la investigación y en aplicar su conocimiento para descubrir cosas nuevas", añadió.

Mientras que Laurent es evidentemente capaz de aprender más rápido que la mayoría, sus padres tienen cuidado de dejar que él también se divierta. "No queremos que sea demasiado serio. Él hace lo que le gusta", señaló Alexander. Por ahora, lo que más le gusta es jugar con su teléfono y con su perro Sammy. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de su edad, ya sabe qué quiere hacer en el futuro: desarrollar órganos artificiales. Antes de decidir en qué institución seguirá sus estudios, planea tomar unas vacaciones en Japón.