Global

Murillo anunció que publicará nombres de legisladores "subversivos" — Bolivia

Murillo anunció que publicará nombres de legisladores

¡Sigue deslizando! Hay más noticias para ti.

"Hemos identificado un grupo criminal que quiere atentar contra la presidenta, por eso hoy hemos tenido que parar su viaje a su tierra natal", dijo en una conferencia de prensa el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

"Ha sido muy difícil poder convencer a la Presidenta que no vaya al Beni, porque está en peligro su vida".

Áñez nació en la localidad beniana de San Joaquín y por ello había planificado viajar hasta esa región para participar de los actos protocolares que comenzaron muy temprano este lunes.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, aseguró que en el país existe una "insurrección" y responsabilizó al exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, de las acciones que apuntan a convertir Bolivia en un "Vietnam".

Evo Morales dejó pasar la oportunidad de terminar su mandato dignamente — Almagro
Morales, sin embargo, logró después de parte del Tribunal Constitucional luz verde a una nueva candidatura. Sugirió a Evo colaborar con la justicia boliviana para aclarar las responsabilidades del fraude.

"Yo no puedo garantizar la seguridad de la presidenta contándoles lo que estamos haciendo (...) les vamos a dar el máximo de detalle cuando terminemos los operativos que estamos haciendo (...) hay gente venezolana, cubana, colombiana, metidos en esto, está el narcotráfico por detrás porque quieren volver un pueblo terrorista y narcotraficante a Bolivia y la pregunta es ¿Lo vamos a permitir?"

La autoridad indicó que los mismos dirigentes de las movilizaciones le pasaron las listas porque ya están cansados de que los líderes del MAS obliguen a salir a protestar hasta poner en riesgo sus vidas.

También aseguró que esos grupos están moviendo a los vecinos en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, para bloquear la distribución de carburantes que escasea en la Sede de Gobierno.

Morales explicó que su renuncia buscó evitar derramamiento de sangre ante señalamientos de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre las irregularidades del proceso electoral del 20 de octubre y presiones de la oposición boliviana. Luego deben llamar a elecciones generales.