Global

Manifestantes rompieron vidrios en la residencia del embajador argentino — Chile

Manifestantes rompieron vidrios en la residencia del embajador argentino — Chile

Los manifestantes también atacaron la embajada argentina en la capital chilena.

En una nueva jornada de protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera, los manifestantes lograron vencer uno de los portones de la residencia del embajador argentino y llegaron hasta los jardines. Las fuerzas especiales se hicieron cargo de la seguridad del embajador Bordón y de su familia.

"Estamos evacuando el lugar porque aun quedan personas en el edificio", dijo.

Hasta el momento no se evacuó el edificio porque las fuerzas de seguridad no pudieron garantizar la seguridad del traslado de todo el personal diplomático.

A tres semanas de un estallido sin precedentes y en medio de una multitudinaria movilización que se desarrollaba de forma pacífica, se desató un gran fuego en la sede de la Universidad privada Pedro de Valdivia.

Pablo Alborán: "Odio que me cataloguen en mi vida"
No soy nadie para hablar de políticas, pero como ciudadano que va a votar el domingo, estoy perdido y, como yo, lo está mucha gente", ha lamentado.

Por su parte los manifestantes llenaban las dos calzadas de la avenida Alameda para avanzar hacia la Plaza Italia, llevando consigo banderas chilenas, silbatos y máscaras de distintos personajes junto pancartas contra Sebastián Piñera. A pocas cuadras, otro grupo de manifestantes saqueó una iglesia histórica: la Parroquia de La Asunción -construida en 1876-.

Al pasar por el frente del palacio presidencial, los manifestantes entonaron lemas en contra del mandatario, reclamaron su renuncia e insultaron a los policías que resguardaban el edificio, reportó el diario El Mercurio.

Asimismo, en ciudades como Viña del Mar se registraban violentos enfrentamientos con la policía y se levantaron barricadas en el centro de la ciudad, informó la agencia de noticias Europa Press.

Desde el 18 de octubre en Chile se registran protestas continuas, que un principio eran por el alza del precio del boleto del Metro de Santiago, y ahora es por un sistema que miles de personas consideran desigual y agotado.

El mandatario endureció el tono frente al orden público pero no dio ningún anuncio social para responder al reclamo de las calles en busca de mejores pensiones, salud o educación, los principales temas que convocan a los chilenos para seguir manifestándose a pesar del cansancio tras casi 22 días en las calles.