Global

Más de 40 muertos en nueva jornada de protestas en Irak

Más de 40 muertos en nueva jornada de protestas en Irak

La máxima autoridad religiosa chií de Irak, el ayatolá Ali al Sistani, instó este viernes a los parlamentarios iraquíes a reconsiderar su apoyo al Gobierno "incompetente", tras una de las jornadas más violentas en el sur del país desde el inicio de las protestas populares, durante los cuales se han registrado más de 370 muertos.

Este viernes, 15 manifestantes murieron por balas de la policía en Nasiriya, uno en Bagdad y otros cinco en Nayaf, donde hombres vestidos de civil dispararon contra los manifestantes frente a la sede de un partido, según testigos y médicos.

En la plaza Tahrir, epicentro de las protestas en Bagdad, y en sus alrededores, los jóvenes manifestantes soltaron las piedras que tiraban contra la policía y se pusieron a bailar tras el anuncio de que Abdel Mahdi dimitirá.

"Desde el miércoles por la noche, el movimiento de protesta entró en una nueva fase con los manifestantes gritando "¡Irán fuera!" y "¡Victoria para Irak!" e incendiaron el consulado iraní de Nayaf, una ciudad que cada año visitan millones de peregrinos iraníes.

Al menos 21 muertos y decenas de heridos tras sismo en Albania
Por el momento hay al menos 15 muertos y 600 heridos , aunque se teme que pueda haber muchas personas sepultadas bajo los edificios derrumbados.

Al menos trece personas perdieron la vida y 75 resultaron heridas este jueves en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad que aún continúan en la ciudad de Nasiriya, en el sur de Irak.

En Diwaniya, en el sur, donde las concentraciones de hoy tomaron la forma de cortejos fúnebres en homenaje a los 46 manifestantes abatidos la víspera en las localidades vecinas, un manifestante se mostró cauteloso.

En la calle, los manifestantes quieren más: el fin del sistema político diseñado por los estadunidenses tras la caída de Sadam Husein y ahora bajo creciente influencia de Irán, que tomó la delantera frente a Washington.

Sin embargo, de momento, no han logrado afectar ni a la producción ni a la distribución del petróleo, única fuente de divisas del país, que representa el 90% de los ingresos de un Estado sobreendeudado.