Global

La llamativa nota que un joven dejó en su auto para que no se lo lleve la grúa

La llamativa nota que un joven dejó en su auto para que no se lo lleve la grúa

No hay nada más frustrante que no encontrar lugar para estacionar. El mal humor y la frustración crecen y no hay nada que se pueda hacer al respecto (aunque siempre existe la posibilidad de pagar un estacionamiento). Además, en algunas ocasiones pasa tanto tiempo que al final uno empieza a tener la necesidad de ir al baño. Esto es precisamente lo que le ha ocurrido a un joven de Cádiz, que ha resuelto el embrollo con el arte que solamente tienen los gaditanos. Llegó un punto en el que ya no pudo más así que aparcó en doble fila para subir corriendo al baño de su casa a hacer aguas mayores. No sin antes dejar una nota para que no le multaran por ello y la grúa no se llevara el vehículo.

"Son las 12:03 de la noche, llevo 40 minutos buscando aparcamiento y no hay nada. Me estoy cagando vivo y no puedo aguantar más", escribió José María. "Por favor no llevárselo que me lo llevo mañana a las 6:30 de la mañana", rezaba el escrito que se ha vuelto viral después de que un usuario de Twitter lo haya rescatado para esta red social.

Además, el chico ha dado explicaciones en el programa Aruseros de La Sexta.

Miles de jóvenes cubanos recuerdan el legado de Fidel Castro
El referido espacio -ya tradicional cada año- promete desarrollar el pensamiento crítico y estudiar el legado de Fidel a través del debate y la reflexión, cual salvaguarda de su ideario y calidad revolucionaria.

Luego de que el mensaje se viralizó, el autor de la nota explicó, en diálogo con una radio local, que el llamativo episodio se desató luego de que se juntara con un grupo de amigos a ver el partido entre Rayo Vallecano y Cádiz. Nos hartamos de comer: "que si jamón, que si queso, que si lomo embuchado. y ya para colmo, como no habíamos comido, pedimos unas pizzas", le contó el protagonista de esta disparatada historia a los medios locales. "Estuve 40 minutos dando vueltas y me cagaba encima, me cagaba de verdad", explica.

A José María le ha sucedido, pero ha terminado estacionándolo en doble fila y dejando una nota para 'pedir clemencia'.