Global

III jornada mundial de los pobres : Nuevo espacio de contención para jóvenes

III jornada mundial de los pobres : Nuevo espacio de contención para jóvenes

El pontífice argentino también advirtió sobre "la tentación del yo" e invitó a "hablar la lengua de Jesús, la del amor, la lengua del tú". En el afán de correr, de conquistarlo todo y rápidamente, el que se queda atrás molesta y se considera como descarte.

Por ello, lamentó que "atraídos por el último grito no encontramos más tiempo para Dios y para el hermano que vive a nuestro lado" y, con esas prisas, a veces se omite que "las distancias aumentan, que la codicia de pocos acrecienta la pobreza de muchos", denunció.

El Papa Francisco almorzó con 1.500 pobres en el Vaticano con motivo de la III Jornada Mundial de los Pobres que la Iglesia Universal celebra este domingo 17 de noviembre. "Cuántos ancianos, niños no nacidos, personas discapacitadas, pobres considerados inútiles", exclamó.

Son "vergonzosas" las críticas sobre la pensión "adelantada" a los indígenas: AMLO
Sin embargo, López Obrador defendió su política al señalar que " la justicia es darle más al que tiene menos, no puede haber trato igual entre desiguales y por eso es a los 65 años". "Es un asunto doloroso", sostuvo.

Tras la misa, Francisco ofreció un almuerzo a 1.500 personas en situación de pobreza en el Aula Pablo VI del Vaticano, con un menú a base de lasagna, sin carne de cerdo para que pudieran comer también los musulmanes presentes, explicó a la prensa el titular del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Rino Fisichella.

Como parte de las conmemoraciones, el Papa dispuso esta semana la instalación de un puesto sanitario ambulante en la Plaza San Pedro para atender de forma gratuita a personas pobres y sin hogar.

Francisco. La segunda tentación sobre la que advirtió Francisco durante su misa de hoy fue "la tentación del yo". El papa Francisco creó la Jornada Mundial de los Pobres en junio de 2017 tras concluir el Jubileo de la Misericordia 'para que las comunidades cristianas en todo el mundo se conviertan cada vez más en una señal concreta de la caridad de Cristo para los más necesitados'. Además, el Papa dice que no basta la etiqueta "cristiano" o "católico" para ser de Jesús y condena esa actitud equivocada de muchos, basada en: hago lo correcto, pero para ser considerado bueno; doy, pero para recibir a cambio; ayudo, pero para atraer la amistad de esa persona importante. Entonces, más que sentir fastidio cuando oímos que golpean a nuestra puerta, podemos acoger su grito de auxilio como una llamada a salir de nuestro propio yo, acogerlos con la misma mirada de amor que Dios tiene por ellos.