Global

El mensaje desde la clandestinidad del "loco del mortero"

El mensaje desde la clandestinidad del

Este lunes, desde la clandestinidad, Romero difundió un mensaje en el que se define como un "perseguido político del gobierno de Macri" y llama a un gran paro general para "tirar abajo" al gobierno del presidente Sebastián Piñera.

Romero celebró la "heroica lucha" de los chilenos contra el gobierno de Piñera y llamó al "movimiento obrero" a "ponerse en escena con un gran paro nacional" para "tirar abajo a" al presidente de Chile, y "a todos los que están haciendo nuestras vidas difíciles".

En diciembre de 2017, Romero pasó a la historia como el "militante del mortero", cuando durante las manifestaciones en torno a la Reforma provisional de Argentina, el ex candidato a diputado por el Partido Socialista de los Trabajadores Unificados (PSTU), disparó una bengala con un "arma hechiza" a las afueras del Congreso Nacional. "Para que de una vez el pueblo decida qué hacer con el país", acotó. Para que a través de las asambleas elijan un comité de lucha para llevar adelante nuestro reclamos.

Según su visión, los trabajadores del mundo se están "reorganizando y luchando contra los planes del capitalismo".

El prófugo, que tiene orden de captura internacional y por quien el Ministerio de Seguridad de la Nación ofrece 1.000.000 de pesos a los que aporten datos fehacientes sobre su paradero, grabó un audio que fue difundido con su imagen por el Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU) en su cuenta de Facebook.

Luis Enrique regresa a dirigir España
Rafa Nadal , número uno del ránking ATP , analizaba el regreso de Luis Enrique al banquillo de la selección española de fútbol. A partir de ahí, su futuro pareció ensombrecerse y todo comenzó a precipitarse en los minutos posteriores al 7-0 a Malta .

Asimismo, señala: "No tenemos que tener ninguna confianza en los partidos burgueses tradicionales, ninguna confianza en todas las instituciones de la burguesía, ninguna confianza en una asamblea constituyente". "La única confianza tiene que ser entre los obreros, los trabajadores y el pueblo pobre". "¡Y viva una lucha internacional de los trabajadores!", se despidió.

"Así lo demostraron los chalecos amarillos en París, las manifestaciones en Madrid por Cataluña, Hong Kong, Nicaragua, Honduras, Ecuador y ahora Chile", afirmó.

Por último expresó que "de la única forma que van a sacar a Piñera es con un gran paro nacional, organizándose".

Romero fue imputado por intimidación pública, daños y resistencia a la autoridad, arriesgando una pena de hasta 15 años de prisión.