Tecnología

El cometa fantasmal que empequeñece la Tierra se dirige a nuestro planeta

El cometa fantasmal que empequeñece la Tierra se dirige a nuestro planeta

"Es alentador darse cuenta de lo pequeña que es la Tierra al lado de este visitante de otro sistema solar", ha afirmado en un comunicado.

Un grupo de astrónomos de la Universidad de Yale en los Estados Unidos ha capturado la más reciente y sorprendente imagen del cometa interestelar 2 /Borisov, el primero que se conoce que viaja a través de nuestro Sistema Solar. Los investigadores creen que el cometa se formó en un sistema más allá del nuestro y fue expulsado al espacio interestelar como consecuencia de una colisión cercana con un planeta. La instantánea fue captada el 24 de noviembre, utilizando un espectrómetro del Observatorio WM Keck ubicado en Hawái.

El cometa fue descubierto por el astronauta ruso Guennadi Borisov el pasado mes de agosto, utilizando un telescopio fabricado por él mismo.

"Los objetos interestelares como 2I/Borisov son artefactos cósmicos que contienen una mina de oro de datos sobre sistemas solares distintos al nuestro", dijo el profesor de la Universidad de Yale, Pieter van Dokkum.

Pese a viento, realizan desfile de Día de Gracias en Nueva York
El servicio meteorológico pronosticó vientos sostenidos de hasta 38,6 km/h (24 mph) con ráfagas de hasta 64,4 km/h (40 mph) durante el desfile .

Gregory Laughlin por su parte, indicó que el 2I/Borisov se está evaporando a medida que se acerca a nuestro planeta, liberando gas y polvo en su cola. La cola de dicho cometa tendría casi 160.000 kilómetros de largo, que es unas 12 veces más que la longitud media del diámetro de la Tierra. El astrónomo ha comunicado que, gracias a este descubrimiento, los investigadores están consiguiendo "descubrir información sobre planetas ajenos a nuestro sistema solar", según informa Yale News.

Se espera que 2I/Borisov haga su aproximación más cercana al Sol el 8 de diciembre, llegando a aproximadamente 182 millones de millas (293 millones de kilómetros) de nuestra estrella.

Cuando comenzó a reaccionar al efecto de calentamiento del Sol, adquirió una apariencia "fantasmal", dijeron los investigadores.

En el momento de las observaciones, el cometa estaba a poco más de dos veces la distancia que hay entre la Tierra y el Sol con respecto a nuestro planeta.