Global

Finge estar muerta y presencia el asesinato de su familia

Finge estar muerta y presencia el asesinato de su familia

De acuerdo con el testimonio de Stay, el hombre ingresó a su casa en Spring, Texas, el pasado 9 de julio en 2014, y amenazó a punta de pistola a ella y a sus cuatro hermanos (dos niños y dos niñas), de entre 4 y 13 años, mientras sus padres estaban fuera.

"No pensé que alguien lastimaría a los niños si supiera sus nombres y cuántos años tenían", dijo la joven.

Cassidy Stay fue la única sobreviviente de la masacre perpetrada por Ronald Lee Haskell, ex marido de su tía, quien fue a la casa de la familia preguntando por su ex mujer y, al no obtener la respuesta que buscaba, ejecutó fríamente a todos los familiares. A Cassidy también le disparó, pero la bala rozó su cráneo y no la impactó directamente.

Los informes policiales indicaron que el asesino les dijo a la familia Stay que se tumbaran boca abajo y les disparó a cada uno por la espalda en la cabeza.

Bloquean policías federales Periférico Sur
Los policías federales amagaron con continuar con las protestas y los bloqueos si el gobierno federal no les paga su indemnización .

Cassidy contó que Haskell aparentaba estar tranquilo mientras los amenazaba con el arma, a la espera de que regresaran sus padres. Había sobrevivido pero fingió estar muerta hasta que su tío se marchara, dejando a padres e hijos sin vida. Sabía agria. Se sentía pesada y caliente.

Cassidy señaló que Haskell se había divorciado de su tía -hermana de la madre de la joven- en malos términos -ella lo había denunciado varias veces por violencia doméstica- en el estado de Utah y que su tía Melanie Lyon había venido a Houston. El hombre fue detenido inmediatamente.

Los fiscales, en tanto, dijeron que la familia Stay fue víctima de un criminal acto de venganza por parte de Haskell y mostraron al tribunal y a los jurados las fotos con las imágenes de las víctimas de la masacre, que recordaron el brutal asesinato de la familia Clutter, en Kansas, en un crimen que fue retratado magistralmente por Truman Capote en su libro A sangre fría. La defensa del agresor alega que su cliente padecía de una enfermedad mental grave y que en el momento de la masacre no era capaz de distinguir el bien del mal.

En caso de ser declarado culpable, Ron Haskell podría enfrentar la pena de muerte.