Global

Explotó un laboratorio ruso con muestras de ébola y viruela

Explotó un laboratorio ruso con muestras de ébola y viruela

Una explosión seguida de incendio se produjo en las instalaciones de investigación biológica de Rusia, uno de los dos lugares en el mundo donde se estudian y guardan muestras de los virus de la viruela y de otros patógenos mortales, incluidos el virus del Ébola y las esporas de ántrax.

La detonación tuvo lugar el lunes, después de que una garrafa de gas explotara durante una serie de trabajos de reparación programados en el quinto piso del Centro Estatal Ruso de Investigación en Virología y Biotecnología, conocido como Vector, informó la institución en un comunicado.

En su declaración, Vector dijo que ningún material de riesgo biológico estaba en la zona cuando ocurrió la explosión.

Un trabajador resultó herido en el incidente y está recibiendo tratamiento para sus quemaduras severas, según reportó la agencia de noticias estatal rusa TASS. No se ha producido ningún riesgo para la población, afirmaron.

El laboratorio, que durante la era soviética albergaba la investigación de armas biológicas, es ahora uno de los principales centros de investigación de enfermedades de Rusia.

Murió un actor de Two and a Half Men
Solo se lograron juntar 26 mil dólares, que ahora serán utilizados para pagar los gastos fúnebres y algunas deudas. Si le encantó su trabajo en Carnivàle , únase a mí y ayuden a su familia", escribió en su cuenta de Twitter.

Aparte de Vector, solo el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, ubicado en Atlanta, posee una muestra de viruela, una enfermedad que no tiene cura y la única forma de prevención es la inmunización. Sus empleados desarrollan vacunas contra la gripe porcina, la infección por VIH y el ébola -entre otras enfermedades- y su laboratorio cuenta con una de las colecciones de virus más completas del mundo.

¿Pueden los virus sobrevivir a una explosión?

Añadió que si bien el fuego sería lo suficientemente caliente como para destruir los virus, una explosión podría poner en riesgo la propagación del virus y existiría el peligro de infectar a los que se encuentran en la habitación o contaminar el área inmediata. Esa zona de contaminación podría ser de 10 a unos cientos de metros, dependiendo del tamaño de la explosión y otros factores, como la velocidad y dirección del viento, y si se trataba de un virus que viaja por el aire.

El incidente ocurre apenas unas semanas después de una misteriosa explosión en una base de pruebas de misiles en la ciudad de Nyonoksa que mató al menos a cinco especialistas nucleares y provocó un aumento en los niveles de radiación.