Global

Acusan a Boris Johnson de haberle mentido a la reina Isabel — Brexit

Acusan a Boris Johnson de haberle mentido a la reina Isabel — Brexit

El Gobierno de Boris Johnson ha hecho público, bajo presiones, su plan de contingencia para llevar a cabo un Brexit sin acuerdo y en el que, en cuestión de 20 puntos, se señala que la economía británica no estaría preparada para una salida de la Unión Europea como la que defiende el primer ministro británico para el próximo 31 de octubre. Aseguran que "el Gobierno británico debe presentar una agenda legislativa nacional sólida".

Este advierte de perturbaciones en 12 sectores claves, desde el abastecimiento de agua a los transportes y las fronteras, y de la posibilidad de "disturbios públicos y tensiones comunitarias".

"¡Absolutamente no!", fue la tajante respuesta de Johnson.

Sin embargo, sus opositores denuncian que su verdadero objetivo era impedir que evitasen un Brexit sin acuerdo y que se sirvió de la monarca -obligada por la constitución a actuar según el consejo de su primer ministro- de forma engañosa.

En caso de un Brexit brutal, hasta 85% de los camiones británicos podrían ver complicado el paso de los controles aduaneros franceses, lo que provocaría una caída de "40% a 60% del nivel actual" de circulación de mercancías en un país que importa muchos de los alimentos que consume. Y ambas decisiones serán examinadas el próximo martes por la Corte Suprema.

Asesinaron a golpes a una abogada mendocina en México
Amistades de la mujer exigieron justicia a través de redes sociales y pidieron a las autoridades investigar el caso para que no quede impune.

Estas perturbaciones podrían durar tres meses y impactar en el abastecimiento de alimentos frescos, medicamentos o productos para el tratamiento del agua.

Un tribunal de Irlanda del Norte se pronunció también a favor del gobierno hoy en una tercera demanda presentada al respecto en Belfast.

Johnson insistió en que su gobierno realizó preparativos para mitigar esos efectos.

En el texto se afirma que Gibraltar, el pequeño territorio británico al sur de España, no está preparado para afrontar un abandono de la UE sin pacto y que, a pesar de lo dilatado en el tiempo del proceso del Brexit, Gibraltar aún no ha tomado decisiones para invertir en infraestructuras de contingencia, como ajustes portuarios o la gestión de residuos.