Global

Rusia estrenó su primer reactor nuclear flotante

Rusia estrenó su primer reactor nuclear flotante

El primer reactor nuclear flotante de Rusia Akademik Lomonosov zarpó del puerto de Múrmansk, en el noroeste del país, a la península de Chukotka, en Extremo Oriente, informó un corresponsal de Sputnik.

Pero los ecologistas de Greenpeace han puesto el grito en el cielo. Vaticinan un 'Chernóbil' sobre el agua, ya que, según el experto nuclear de la ONG, Heinz Smital, "con un puente flotante apenas protegido la ya peligrosa tecnología atómica adquiere un riesgo todavía mayor".

El consorcio ruso Rosatom, constructor de la plataforma, niega que existan tales peligros.

El 'Akademik Lomonósov', de 144 metros de longitud, 30 de ancho y equipado con dos reactores KLT-40S con una potencia de 35 megavatios cada uno, reemplazará a las dos fuentes de energía actualmente en funcionamiento en Pevek, una planta de carbón altamente contaminante y la obsoleta central atómica de Bilíbino. El objetivo de la sustitución, según Rosatom, consiste en "proporcionar una energía limpia, segura y fiable" para los casi 5.000 habitantes de Pevek, en su mayoría trabajadores de las minas de oro. "Además, la tecnología no es nueva, es soviética, con algunas modificaciones", comentó a Efe Alexandr Nikitin, el ex coronel de la Marina rusa que fue procesado por difusión de secretos oficiales tras denunciar los vertidos radiactivos de la Flota del norte en el Ártico.

En Mar del Plata también marcharon en apoyo a Macri
A su vez, los hashtags #24AenTodoElPais y #24AVamosTodos se mantuvieron como tendencia en Twitter durante toda la jornada. El punto de encuentro de los manifestantes que expresaron su apoyo al Gobierno nacional en La Plata fue Plaza Moreno.

Por su parte la organización ecologista Greenpeace, no ha dudado en calificar la planta de "Chernobyl flotante", y otros ecologistas dijeron que: "siempre se ha opuesto al proyecto". Foto/ AFP "No nos convencen las garantías de seguridad".

Mientras, los diseñadores de la "Akadémik Lomonósov" arguyen que su casco tiene el doble de grosor que los rompehielos tradicionales, cuenta con un compartimento hermético para almacenar el uranio poco enriquecido ya utilizado y puede soportar el embate de un tsunami provocado por un terremoto de 9 puntos en la escala abierta de Richter.

Se trata de una solución más simple que construir una central clásica en un suelo congelado todo el año, según Rosatom, que aspira a vender su central flotante en el extranjero.

El proyecto apunta a hacer posible la provisión de energía a lugares remotos.