Global

Exempleado de Google es acusado de robar secretos sobre vehículos autónomos

Exempleado de Google es acusado de robar secretos sobre vehículos autónomos

El hecho se conoció luego de que el gran jurado federal en California emitiera un comunicado dando detalles del hecho.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha confirmado este martes una acusación penal contra el ex ingeniero de Google, Anthony Levandowski por robar supuestamente secretos comerciales de Google antes de trabajar en Uber.

Todo ocurrió cuando el ingeniero pertenecía a un grupo del gigante tecnológico que se dio a la tarea en investigar y desarrollar vehículos que no necesitaran de un conductor para su funcionamiento.

Una vez se produjo su renuncia, el ingeniero fundó Otto, un emprendimiento concentrado en el desarrollo de camiones que no utilizaran conductores. En 2016, Uber se la compró por 680 millones de dólares y lo contrató.

Según la acusación, en los meses previos a su partida, este experto descargó varios archivos de ingeniería, fabricación y negocios relacionados con la tecnología desarrollada por LiDAR y sobre autos autónomos de Google.

Pero un año después, en 2017, Google, a través de Alphabet, presentó una demanda contra Uber por el robo de la información.

El apocalíptico discurso de Cantona que sorprendió a todos en Montecarlo
El defensor holandés Virgil Van Dijk, campeón de la Champions League con Liverpool, se llevó el premio mayor en la gala de la UEFA realizada en Mónaco.

En esta imagen del 13 de diciembre de 2016, Anthony Levandowski, jefe del programa de vehículos autónomos de Uber, habla sobre su producto en San Francisco.

Tres meses después, Levandowski fue despedido con el argumento de que no había colaborado con las investigaciones internas de la compañía ni con la justicia.

En febrero de 2018, Uber acordó pagarle a Waymo 245 millones para resolver la acción legal.

Los fiscales federales finalmente proporcionaron respuestas con cargos de que Levandowski "robó a sabiendas y, sin la debida autorización, tomó, se llevó, ocultó y, por medio de fraudes, artificios y engaños, obtuvo secretos comerciales pertenecientes a Google", según la acusación.

De ser hallado culpable, podría enfrentar una sentencia máxima de 10 años, una multa de 250 mil dólares y ser obligado a entregar restituciones económicas.

"Todos tenemos derecho a cambiar de trabajo, ninguno de nosotros tiene derecho a llenarse los bolsillos de camino a la puerta", dijo el fiscal David Anderson en un comunicado en el que se anuncian 33 cargos por robo e intento de robo de secretos industriales.