Global

Turquía insta a EE.UU. a evitar daños a relaciones bilaterales

Turquía insta a EE.UU. a evitar daños a relaciones bilaterales

Erdogan ha subrayado que si Turquía sufre una ofensiva tiene "el derecho y la oportunidad" de utilizar el sistema de defensa aérea S-400 "donde y cuando" necesite porque "para eso hemos realizado esta inversión".

Turquía invitó a Estados Unidos a abstenerse de pasos que podrían dañar las relaciones bilaterales.

El canal de televisión turco Haberturk informó el viernes, citando fuentes, que el envío del sistema de misiles antiaéreos S-400 de fabricación rusa a Turquía podría comenzar el 7 de julio.

La multimillonaria recompensa que entregarán a quien dé información de Santrich
El incumplimiento de Santrich con la justicia causó malestar en el propio partido Farc que el próximo fin de semana se reunirá para analizar la situación y sopesa la posibilidad de expulsarlo.

Turquía dice que el sistema es un requisito de defensa estratégica, particularmente para asegurar sus fronteras del sur con Siria e Irak. La Casa Blanca amenazó con sanciones a Turquía en caso de adquirir estos sistemas de defensas rusos. Está diseñado para destruir aeronaves, cruceros y misiles balísticos, incluidos misiles de alcance medio, y también se puede usar Contra instalaciones en tierra.

Los S-400 son el sistema de defensa antimisiles y contra ataques aéreos más sofisticado actualmente en el arsenal ruso y uno de los más eficaces del mundo. "Turquía tendrá que usarlo de forma independiente y eso reducirá su capacidad operativa". Pero Estados Unidos ya había advertido de que, si la entrega del S-400 se hacía efectiva, Turquía sería expulsada de la producción conjunta de los nuevos cazas F-35.

Aparte de las represalias militares, Turquía también se enfrenta a sanciones económicas bajo la legislación Caatsa, que castiga a Rusia, Irán y Corea del Norte y a entidades que colaboren con esos países -precisamente una de las empresas que ha participado en el diseño del S-400, la armamentística estatal rusa Almaz-Antey, ya está en la lista de sanciones de EEUU y la UE-. Lo hace tras haber dado un golpe sobre la mesa y haber cesado a su gobernador, Murat Çetinkaya, hace apenas unos días, y cuando los bancos centrales de todo el mundo padecen una crisis de imagen ante las noticias que torpedean su independencia: con Donald Trump lanzando mensajes constantes al presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, para que baje los tipos de interés; y el reciente nombramiento de Christine Lagarde, con un fuerte perfil político, para que suceda a Mario Draghi a partir de octubre, cuando éste abandone el Banco Central Europeo (BCE). Esta transacción ha sido duramente criticada por Estados Unidos y la OTAN por considerar que un miembro de la Alianza como es Turquía no debe depender de Rusia desde el punto de vista armamentístico.