Global

EE. UU. sanciona a la Contrainteligencia Militar venezolana

EE. UU. sanciona a la Contrainteligencia Militar venezolana

Un día después del entierro controlado del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, en el Cementerio del Este en Caracas, funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado allanaron la vivienda de sus suegros en Maracay, según denunció el abogado Alonso Medina Roa a través de su cuenta en Twitter.

"La detención políticamente motivada y la trágica muerte del capitán Rafael Acosta fueron injustificadas y son inaceptables", ha dicho el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado.

"El Departamento del Tesoro se ha comprometido a poner fin al tratamiento inhumano del ex régimen de Maduro contra los opositores políticos, los civiles inocentes y los miembros de las fuerzas armadas en un esfuerzo por suprimir la disidencia", sostuvo.

Como es habitual en este tipo de sanciones del Departamento del Tesoro, las medidas afectan a los bienes que la Dirección de la Contrainteligencia pueda tener en Estados Unidos e impone la prohibición de realizar operaciones financieras con cualquier persona que se encuentre en territorio estadounidense.

Dos militares de la Guardia Nacional Bolivariana han sido detenidos por su supuesta responsabilidad en la muerte de Acosta.

Filtran "el pack" de Tom Holland
Los 2.7 billones de dólares de recaudación, le dejarían a él, finalmente, un suculento aporte a su cuenta bancaria de alrededor de $ 75 millones de dólares .

Al respecto, el Departamento del Tesoro afirmó que la muerte de Acosta Arévalo es "solo la muestra más reciente de brutalidad llevada a cabo por una agencia notoria por sus métodos violentos".

Acosta Arévalo falleció el pasado 29 de junio, tras haber sido detenido el 21 de ese mes por funcionarios de la DGCIM.

Después de que se confirmara la muerte del militar venezolano, el Gobierno de EUA responsabilizó del suceso a Maduro y sus "asesores cubanos".

Por su parte, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió que a los restos mortales de Acosta Arévalo se les realice una autopsia con estándares internacionales para determinar si hubo tortura.