Deporte

Demanda culpa a Tiger Woods por muerte de chofer ebrio

Demanda culpa a Tiger Woods por muerte de chofer ebrio

Tiger Woods, fue citado por ser responsable de la muerte de Nicholas F. Immesberger, empleado de uno de sus restaurantes en Florida.

La demanda establece que "Tiger es individualmente responsable en esta acción porque él participó individualmente en servir alcohol a Immesberger", después de que días antes del accidente el joven estuviese bebiendo en compañía de Woods y Herman en el restaurante. Así se estipula en una demanda presentada este lunes y que recogen este martes medios locales. El motivo de ello es que consideran que Woods, Herman y personal del restaurante sabían que su hijo era alcohólico y que, a pesar de ello, le servían alcohol de manera regular una vez concluido su turno de trabajo.

Sin embargo, no especifica si Woods y o Herman estuvieron presentes en el restaurante el 10 de diciembre, el día que Immesberger sufrió el accidente fatal después de haber terminado su horario laboral.

Ellos "sabían que [Immesberger] estaba sufriendo de la enfermedad del alcoholismo", afirma la demanda, y no solo "ignoraron" eso sino que "lo alimentaron" dejándolo beber en el bar del restaurante "hasta el punto de intoxicación grave".

La Luna tiene arrugas y se está achicando
De la misma forma que una uva se arruga hasta convertirse en una pasa, la Luna se frunce al encogerse. Entre 1969 y 1977, los sismógrafos registraron 28 sismos superficiales con magnitudes entre 2 y 5.

"Todos estamos tristes por la desaparición de Nick, lo que sucedió esa noche es trágico, es un final trágico, sentimos el dolor de su familia, es muy triste", dijo.

Immesberger falleció cuando el vehículo que conducía a alta velocidad se salió de la carretera, según un informe de la Patrulla de Carreteras de Florida.

Woods, de 43 años, es uno de los deportistas mejor pagados del mundo y ha amasado una fortuna de más de 1.500 millones de dólares en premios y contratos publicitarios. El mes pasado ganó el Masters de Augusta, su primer título del Grand Slam desde 2008 y el decimoquinto de su carrera.