Deporte

Bolsonaro se abre a eliminar decreto de armas — Brasil

Bolsonaro se abre a eliminar decreto de armas — Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, defendió el decreto que presentó la semana pasada donde flexibiliza el porte de armas de fuego, permitiendo a una serie de oficios y/o profesiones transitar en la vía pública con una pistola.

En línea con su discurso de mano dura, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, brindó una entrevista radial el domingo y defendió un uso más libre de las armas al afirmar que si un delincuente ingresa es su hogar, él es capaz de disparar y afrontar las consecuencias. La jueza solicitó más información antes de emitir el fallo sobre la legalidad del decreto.

"El hecho de que el expresidente George W. Bush eventualmente haga consideraciones contrarias al actual presidente (Donald Trump) no inviabiliza, desde el punto de vista político y de la relación institucional, que el presidente Bolsonaro vaya al encuentro con él", dijo el portavoz del gobierno, Otávio Rêgo Barros, citado por Agencia Brasil.

Vuelve este miércoles los descuentos para compras en supermercados
Vuelve el " super miércoles " de promoción en supermercados que devuelve hasta el 50% de la compra, ahora con un tope de $ 2000 por mes.

Asimismo, en el documento, REDE arguyó que el decreto debió someterse al escrutinio del Congreso y agregó que, según la Constitución de Brasil, a este le corresponde la legislación sobre posesión, portación y registro de las armas de fuego.

Tanto el Senado como la Cámara de Diputados coincidieron con esa postura. Tras la serie de críticas a su iniciativa, que fue una de sus promesas de campaña electoral, Bolsonaro ha admitido que "si el decreto es inconstitucional, entonces tiene que dejar de existir", aunque ha dado a entender que la medida no será suspendida ni retirada por iniciativa propia del Gobierno. No obstante, ante una multitud entusiasta en el estado de Paraná, declaró: "No vamos a retractarnos frente a quienes desde siempre han dicho que son expertos en seguridad", pues insiste haber actuado de manera constitucional. El mandatario, excapitán del ejército y legislador durante 27 años, se opone desde hace mucho tiempo al Estatuto de Desarme de 2003, que estableció 25 años cómo la edad mínima para poseer un arma, así como revisiones obligatorias de antecedentes y el requisito de renovación de la licencia respectiva cada cinco años.