Global

Noruega teme que esta beluga sea un arma de espionaje ruso

Noruega teme que esta beluga sea un arma de espionaje ruso

Una ballena beluga que tenía un ajustado arnés puso y en alerta a las autoridades noruegas y provocó la especulación de que el animal pudo haber escapado de una instalación militar rusa, informaron hoy las autoridades.

Desde la semana pasada se había reportado que el cetáceo blanco se encontraba nadando con un apretado arnés. Al respecto, el biólogo marino de la dirección de pesca de Noruega, Jorgen Ree Wiig, señaló que el arnés "parece hecho especialmente" para ella.

El viernes, el pescador Joar Hesten, con apoyo de Ree Wiig, saltó al agua helada para quitarle el arnés.

"Gente en el ejército de Noruega ha mostrado gran interés" en el arnés, dijo Ree Wiig.

No obstante, el programa de entrenamiento cerró en los años 90; pero en 2017 la cadena oficial rusa TV Zvezda confirmó que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, reabrió varios proyectos de adiestramiento con fines militares en el Centro de Investigación Marina de Murmansk.

No ha quedado claro para qué se entrenaba al mamífero, o si se suponía que formaba parte de alguna actividad militar rusa en la región.

Aprueba Pleno del Senado la reforma laboral
Con 70 votos a favor y 50 en contra, los senadores aprobaron los artículos reservados; ahora será enviada al Ejecutivo federal para su promulgación .

"Este es un animal amansado que está acostumbrado a que le sirvan comida, por eso hizo contacto con los pescadores", dijo. "La pregunta ahora es si podrá sobrevivir encontrando su propio alimento. Hemos visto casos en donde otras ballenas que están en cautiverio ruso les va bien", agregó.

Hesten le dijo a la transmisora noruega NRK que la ballena comenzó a restregarse contra su barco cuando la vio por primera vez.

En este sentido, Wiig explicó que la marina rusa "ha sido conocida por entrenar a las belugas para llevar a cabo operaciones militares antes, como vigilar las bases navales, ayudar a los buzos, encontrar el equipo perdido".

La Unión Soviética usó una base en Sebastopol en la península de Crimea durante la Guerra Fría para entrenar a mamíferos con fines militares, como la búsqueda de minas u otros objetos y el establecimiento de explosivos.

El Ministerio de Defensa de Rusia publicó en 2016 una licitación para adquirir cinco delfines para un programa de adiestramiento, y aunque no se especificaron las tareas que realizarían los animales, se indicó que debían tener buenos dientes.