Global

Incidentes durante una nueva protesta de los "chalecos amarillos"

Incidentes durante una nueva protesta de los

El movimiento, que comenzó como una protesta contra el aumento de las naftas y se convirtió en un reclamo más general sobre la caída del poder adquisitivo, en contra de las políticas de Macron y por más democracia directa, continúa los reclamos sábado tras sábado por las calles francesas.

Miles de manifestantes se congregaron en la emblemática arteria, donde al mediodía ardían varias barricadas.

El conocido restaurante Fouquet's, frecuentado por políticos y famosos, fue parcialmente incendiado, el interior arrasado, con cristales rotos, mesas derribadas y pintadas en la fachada. "Dos personas han sido salvadas de las llamas, una mujer y su bebé, que habían quedado atrapados en el segundo piso", ha explicado el departamento de bomberos.

En las inmediaciones del Arco del Triunfo y la avenida Campos Elíseos, en París, manifestantes chocaron con elementos policiales.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, denunció en Twitter que los autores de estos actos "no son ni manifestantes, ni alborotadores, son asesinos".

El primer ministro, Edouard Philippe, se dirigió por la tarde a la avenida parisina para constatar los daños y agradecer a la policía por su labor.

Según un balance divulgado por la policía a media mañana, 31 personas fueron detenidas.

'Macron, ¡vamos a por ti!'

Habrá revocación de mandato del presidente — Reforman la Constitución
La legisladora priista Dulce María Sauri consideró a la consulta "un fraude", porque Morena podría obtener de nuevo la mayoría y además podría llevar a la reelección consecutiva de Andrés Manuel López Obrador (2018-2024).

Cerca de los escaparates destrozados, manifestantes, muchos de ellos vestidos de negro y con capucha o casco en la cabeza, lanzaban adoquines a las fuerzas del orden que respondían con gases lacrimógenos. Según imágenes difundidas por las televisiones, otro grupo trató de atacar un camión de la gendarmería.

Una fuente policial interrogada por la AFP dijo que había "muchos factores que hacían pensar que la movilización de hoy podría ser superior a la de los sábados anteriores", sobre todo por la presencia de grupos ultraviolentos.

En las últimas semanas, las manifestaciones rechazan además el debate nacional lanzado por el presidente para intentar contrarrestar la crisis generada por los chalecos amarillos.

El pasado sábado, el Ministerio del Interior cifró los manifestantes en toda Francia en 28.600, de los que unos 3.000 se concentraron en París, el recuento más bajo desde el inicio de las protestas en noviembre.

"Después de esta jornada, al menos para mí, no habrá más manifestaciones".

El jefe del Estado, que se encontraba de fin de semana en la nieve, acortó su estancia para seguir la situación desde París.

Varias figuras de este movimiento apolítico yh horizontal que se organiza en las redes sociales invitaron a sus simpatizantes a marchar en la capital. "Esperamos a los de Toulouse con impaciencia, a los de Burdeos, a los de Marsella.", dijo el camionero Eric Drouet, uno de los líderes de los "chalecos amarillos", quien dijo esperar también refuerzos de Italia, Bélgica, Holanda y Polonia.

Maxime Nicolle, otro miembro destacado, prometió un día "memorable", "un fin de semana entre los más importantes desde el inicio de esta movilización".