Global

Una joven saudí pide ayuda tras renunciar al Islam

Una joven saudí pide ayuda tras renunciar al Islam

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Arabia Saudí negó las acusaciones de que su embajada había confiscado su pasaporte y afirmó en Twitter que fue detenida en el aeropuerto por violar las leyes de inmigración de Tailandia.

HRW exigió a las autoridades tailandesas que permitan que la joven se ponga en contacto con la ACNUR y que acate la decisión que tome la agencia de la ONU para los refugiados.

Sin embargo, la joven aseguró que un empleado de la aerolínea Kuwait Airways le confiscó el pasaporte y le comunicó que, a petición de la Embajada de Arabia Saudí, iba a ser obligada a embarcar en un vuelo de vuelta a Kuwait, donde la esperaban sus familiares.

Las autoridades tailandesas aseguran que su intención es expulsarla a Kuwait, ya que es el lugar desde donde llegó a Bangkok. "Me han amenazado con matarme antes y no tienen miedo de amenazarme en público (.) Me consideran su propiedad o su esclava", escribió en Twitter Rahaf Mohammed Al-Qunun, que desde el sábado ha relatado su odisea en Bangkok casi en directo en la red social.

En un correo electrónico enviado a Efe, el Ministerio del Interior australiano dijo que "considerará con atención cualquier solicitud de Al-Qunun para un visado humanitario una vez termine su proceso con la ACNUR (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados)".

Robertson también acusó a las autoridades tailandesas de inventar que la joven había solicitado una visa para ingresar al país, la que le había sido negada, para justificar así su deportación, cuando Mohammed al-Qunun tenía visa y boleto para Australia.

Según la ONG Human Rights Watch (HRW), Al Qunun se enfrentó con su familia tras renunciar al islam, y un matrimonio concertado provocó que se decidiera a huir cuando se encontraba junto con sus parientes en Kuwait.

Esperó 71 años un regalo que su nieto le consiguió para Reyes
La señora Ana no pudo tener una muñeca Mariquita Pérez de niña, porque no tenía dinero su familia para comprársela. "Madre mía. En la grabación se la puede ver a la mujer sentada en un sillón con un suéter rosa, desenvolviendo un paquete.

Al-Qunun se había alojado en un hotel en el aeropuerto y anteriormente había dicho en un video que publicó en Twitter que no saldría de la habitación hasta reunirse con representantes de ACNUR, y agregó que quería asilo. "Nadie puede obligarla a ir a ninguna parte, solo depende de ella", aseguró Surachate Hakparn, jefe de la Policía de Inmigración. "Quiero liberarme y estudiar y trabajar en lo quiera", le dijo a la BBC. En una publicación de video anterior, Aqunun puede ser vista paseando dentro de la habitación del hotel y diciendo: "Sólo quiero sobrevivir".

Sobre el futuro de Rahaf si regresa a su país, Ali Adubisi, director de la Organización Europea-Saudí para los Derechos Humanos, indica que podría ser acusada de "difundir rumores contra la reputación del país" o "desobediencia a los padres", entre otros cargos.

Pero Tailandia no firmó una convención de Naciones Unidas sobre los refugiados y los solicitantes de asilo son generalmente expulsados o esperan años antes de ser enviados a países terceros, eventualmente.

Derechos de autor de la imagen AFP Image caption En Arabia Saudita las mujeres tienen libertades muy restringidas y, entre otras cosas, necesitan el permiso de un hombre para viajar.

Las autoridades migratorias tailandesas han insistido en que la joven no pudo entrar en el país a su llegada el sábado por la noche dado que carecía de los documentos necesarios para obtener un visado.

El caso de Mohammed al-Qunun recuerda al de otra mujer saudita que estaba de tránsito en Australia en abril de 2017.