Global

Niñera llevó a un bebé muerto a McDonald's vestido con un abrigo

Niñera llevó a un bebé muerto a McDonald's vestido con un abrigo

La estadounidense fue capturada en el estado de Wisconsin.

Marissa Tietsort, de 28 años, es acusada de homicidio intencional en primer grado por medio de una denuncia criminal presentada el viernes en relación con la muerte del bebé en octubre pasado. Ella entregó el bebé a su madre con mantas y un sobrero para taparle los golpes que le había ocasionado, relatan medios estadounidenses. Después de darse cuenta que estaba muerto lo vistió, abrigó y colocó un sombrero, lo colocó en un coche y se fue a cenar con su novio sin que este se diera cuenta que el pequeño estaba muerto.

Cuando la mamá del pequeño se dio cuenta de que su hijo no estaba bien intentó revivirlo, pero jamás imaginó lo que había pasado, según fuentes policiales citadas por Telemundo.

El cuerpo de la menor tenía múltiples cortes. Sin embargo, los oficiales pudieron observar que el "la piel del infante tenía un color cenizo, su mejilla estaba rígida y los azules", según los documentos de la denuncia.

Tras una autopsia, las autoridades revelaron que el bebé murió debido a lesiones contundentes en la cabeza.

Esperó 71 años un regalo que su nieto le consiguió para Reyes
La señora Ana no pudo tener una muñeca Mariquita Pérez de niña, porque no tenía dinero su familia para comprársela. "Madre mía. En la grabación se la puede ver a la mujer sentada en un sillón con un suéter rosa, desenvolviendo un paquete.

Cuando la madre de la víctima vino a recoger a sus hijos más tarde, el bebé estaba en el asiento de su auto con un sombrero puesto sobre sus ojos.

Aproximadamente dos horas después, la madre del bebé recibió un mensaje de texto de Tietsort, en el que ella le contó que un sitio web de noticias local publicó un artículo en el que decía que había sido acusada de abuso infantil y que no debía tener contacto con niños. La madre descubriría después, al llegar a la lavandería, que no respiraba y estaba rígido y frío.

Una niñera fue acusada de asesinato, después de que entregó a un bebé, de dos meses de edad, muerto e hizo como si estuviera dormido.

Horas después la niñera fue encontrada en un hotel, aseguró que sabía que el bebé estaba muerto cuando lo entregó, pero negó haberlo matado.

Cuando llegó su pareja y sin decirle nada, lo colocó en el carro y todos se fueron a comer a un McDonalds, donde estuvieron solo 15 minutos, según su declaración. Después de devolverle el niño a su madre, Tietsort, su novio y su hijo fueron a nadar a un hotel local, continuo la denuncia. En agosto de 2018, fue acusada de abuso infantil contra una nena de 11 meses. Trabajaba en una guardería clandestina que fue acusada de entregar a los niños con hemorragias cerebrales.