Negocios

China refuta alerta de viajes de EEUU a estadounidenses

China refuta alerta de viajes de EEUU a estadounidenses

China y Estados Unidos quieren trabajar juntos en comercio, indicó un funcionario de alto rango del Ministerio de Relaciones Exteriores del país asiático, quien a su vez se quejó del avistamiento de un buque estadoundiense y pidió a las autoridades que garaticen buenas condiciones para avanzar en el diálogo comercial que comenzó el lunes en Beijing.

La delegación estadounidense no reaccionó de manera inmediata, según informó la agencia The Associated Press.

De acuerdo con la nota, el representante adjunto de Comercio Jeffrey Gerrish, encabezará el equipo de Estados Unidos.

Lea: China y EE.UU. reanudan negociaciones comerciales.

El encuentro comercial de dos días en la capital china se da mientras el paro parcial de actividades del gobierno estadunidense comenzó su tercera semana sin que haya perspectivas de avance.

Mundo: La Iglesia ortodoxa se separó de su par rusa
El patriarca Kirill declaró en Moscú que la decisión de Bartolomé I equivalía a una invasión a los derechos y prerrogativas de la Iglesia Ortodoxia Rusa.

Además de Guerrish, la delegación estadounidense incluye a representantes de los departamentos de Agricultura y de Energía, de la Casa Blanca, del Tesoro y del departamento de Estado.

Para este nuevo año que comienza para la aún economía más grande del mundo existen grandes retos, tales como el debilitamiento de su industria que ha motivado al presidente Trump buscar repatriar empresas y combatir por esa vía el déficit existente con otras economías como la mexicana, desde donde se exportan bienes de origen estadunidense, además de tener una desventaja con respecto a la economía China en precios, lo que ha ganado poder en el mercado norteamericano produciendo déficit en el balance de los que se exporta contra lo que se importa con ese país (balanza comercial).

Recordó también que de enero a noviembre de 2018 desde Estados Unidos viajaron a China 2.3 millones de personas. "China tiene buena fe, sobre la base de un respeto e igualdad mutuos, para resolver las fricciones comerciales bilaterales", agregó Lu.

Ahora, China y los Estados Unidos enfrentan un plazo clave que termina en marzo para que las conversaciones pongan fin a la dañina guerra comercial, o Washington podría continuar con un fuerte aumento en los aranceles estadounidenses sobre los productos chinos originalmente establecidos para el 1° de enero, y Beijing podría tomar represalias.