Global

Indocumentada revela que trabaja para Trump en su Club de Golf

Indocumentada revela que trabaja para Trump en su Club de Golf

"Estamos cansados del abuso, los insultos, la forma en que habla de nosotros cuando sabe que estamos aquí ayudándolo a ganar dinero", sostuvo. Le pagaban 10 dólares la hora.

Por más de cinco años, Victorina Morales le hizo la cama a Donald Trump, le limpió el baño e incluso le quitó el polvo a sus trofeos deportivos en el club de golf que el millonario y ahora presidente posee en Bedminster (Nueva Jersey). "Nos esforzamos para atender cada una de sus necesidades y tenemos que aguantar sus humillaciones". No hay ninguna prueba, en cualquier caso, de que supiera de la situación ilegal de Morales o cualquier otro trabajador indocumentado en su club.

Morales también contó que un día la ayudó a limpiar el marco de una ventana al que no llegaba debido a su pequeña estatura. Después, le preguntó su procedencia y, cuando supo que era de Guatemala, Trump dijo que "los guatemaltecos son gente muy trabajadora" y le entregó un billete de cincuenta dólares como propina.

Otra mujer, Sandra Díaz, confesó que estuvo un lapso sin documentos y trabajando en el exclusivo club, aunque ahora tiene estatus regular. "Si algún empleado presentó documentación falsa con el fin de evadir la ley, será despedido de inmediato". Pese a ello, algunas de sus instalaciones contratan regularmente a trabajadores extranjeros usando los mismos visados que él se afana en recortar.

Donald Trump saluda a la gente durante un torneo en su club de golf de Bedminster. Dos meses después de la toma de posesión del magnate, en marzo de 2017, la inmigrante recuerda que les dieron un nuevo manual a los empleados, donde decía que todos debían presentar la documentación requerida por el gobierno federal.

'God of War' gana el Game Award al mejor juego de 2018
Durante la pasada noche se llevó a cabo la celebración de los The Game Awards 2018 , y aunque la gala no fue precisamente lo más entretenido del mundo, sí que nos ha dejado interesantes novedades de la industria de los videojuegos.

Sin embargo, cuando la guatemalteca recibió el documento I-9, no lo pudo entender y le dijo a uno de sus supervisores.

Pero ella le respondió que no sabía dónde.

"Ella limpió la villa del presidente mientras él miraba la televisión cerca; se mantuvo al margen cuando se convocaron a los miembros potenciales del gabinete para entrevistas y cuando el jefe de personal de la Casa Blanca, John Kelly, llegó a reunirse con el presidente", dice The New York Times.

Morales accedió a contar toda su historia porque dice que no podía callar más en momentos como este. Ella también está explorando una demanda por abuso y discriminación en el lugar de trabajo.