Global

Estado Islámico dejó 202 fosas con restos humanos en Irak: ONU

Estado Islámico dejó 202 fosas con restos humanos en Irak: ONU

Por el momento, el departamento de Fosas Comunes de la Fundación iraquí de Mártires ha recuperado restos de 1,258 cadáveres.

"Podría haber muchas más", reconoce el informe, debido a que algunas zonas son inaccesibles por la cantidad de minas colocadas en ellas o por seguir bajo la amenaza de células yihadistas clandestinas.

La fosa más pequeña, al oeste de Mosul, contiene ocho cuerpos, mientras que la que se cree que es la más grande alberga los restos de más de un millar de personas.

Entre los muertos hay mujeres, niños, ancianos y discapacitados, así como miembros de las fuerzas armadas y la policía de Irak, según un informe de la ONU.

Kubis destacó que las pruebas reunidas por el equipo de Naciones Unidas serán fundamentales para garantizar las investigaciones, procesos y condenas de acuerdo a las normas internacionales.

Por ello, es necesaria la "preservación, excavación y exhumación de las fosas comunes, así como la identificación de los restos de las víctimas y su entrega a las familias".

Exdirector de la Policía en banda de trata de personas
En el operativo a gran escala también se allanaron otros dieciocho inmuebles y clínicas particulares . Durante el megaoperativo, las autoridades rescataron a una bebé de 5 meses.

La existencia de las fosas comunes se ha documentado en las provincias de Nínive, Kirkuk, Saladino y Al Anbar, en el norte y en el oeste del país, "aunque puede haber muchas más", advirtió la ONU.

Además, recordó Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, "aunque los crímenes horribles del EI ya no acaparan titulares, el trauma de las familias de las víctimas sigue existiendo y se desconoce la suerte que han corrido miles de mujeres, hombres y niños".

Entre junio de 2014 y diciembre de 2017, el Estado Islámico ocupó grandes áreas de Irak y lideró "una campaña de violencia generalizada y violaciones sistemáticas de los derechos humanos, actos que pueden constituir crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y posible genocidio, manifestó la ONU".

Durante esos tres años, los islamistas persiguieron y asesinaron a civiles pertenecientes a minorías étnicas y religiosas en Irak, como la comunidad yazidí, contra la cual el EI cometió un genocidio, según la ONU.

El máximo líder del EI, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó un "califato" a finales de junio de 2014 en la ciudad iraquí de Mosul, la cual fue liberada por las fuerzas iraquíes, con el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, en julio de 2017, tras casi nueve meses de fuerte ofensiva. Sin embargo, continúan los ataques de los terroristas que se encuentran apostados en zonas desérticas ubicadas en el este de Siria, fronterizas con Irak, incluida la capital Bagdad.