Global

Renunció Nikki Haley, embajadora de EE.UU. en Naciones Unidas

Renunció Nikki Haley, embajadora de EE.UU. en Naciones Unidas

Luego de reunirse con Haley en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que la ex gobernadora de Carolina del Sur permanecerá en su cargo hasta finales de 2018.

La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas Nikki Haley renunció y dejará el puesto a fines de este año, según se confirmó este martes, aunque se desconocen los motivos. El presidente, por su parte, tuiteaba a las 10.15: "Gran anuncio con mi amiga Nikki Haley en el Despacho Oval a las 10.30".

Su renuncia se suma a la salida de otros 12 funcionarios de la administración de Trump, algunos por voluntad propia y otros sacados por el presidente.

Ha sido la encargada de defender el cambio de estrategia de Estados Unidos respecto a la ONU y sus políticas.

Mundo: Nueva cumbre de Trump y Kim Jong-un
Sin embargo, EEUU y Corea del Norte se han enrocado desde entonces en torno a lo que cada lado debería ofrecer y en qué plazos. El jefe de la diplomacia estadounidense llegó a la capital surcoreana procedente de Pionyang , donde se reunió con Kim Jong-un.

Ante periodistas en la oficina Oval, Trump la elogió por su increíble desempeño y dijo que esperaba que pueda regresar al gobierno posteriormente.

"No estoy de acuerdo con el presidente en todo", escribió el mes pasado en un artículo para The Washington Post. Haley es una de las responsables de las acciones injerencistas de esta nación contra otros Estados como Venezuela, Nicaragua, Siria, Irán y Palestina. Ha mencionado a la primera dama, Melania Trump, pero sus alabanzas han sido especialmente destacadas para la hija y el yerno del presidente, Ivanka Trump y Jared Kushner, asesores en la Casa Blanca, a los que ha alabado por el trabajo que realizan lejos de los focos.

A lo largo de sus casi dos años en el cargo Haley ha mantenido públicamente el discurso agresivo de la Administración Trump hacia la ONU, impulsando la reforma del organismo, buscando recortes en la financiación y, especialmente, criticando lo que consideran el injusto trato a Israel, uno de los argumentos que Washington esgrimió para abandonar el Consejo de Derechos Humanos.