Tecnología

Planeta enano encontrado al borde del Sistema Solar

Planeta enano encontrado al borde del Sistema Solar

El cuerpo, bautizado 'El Duende', sigue una órbita extremadamente ovalada, lo que demuestra que existe de verdad más allá de Plutón el escurridizo noveno planeta.

Hace tres años, en 2015, un grupo de astrónomos del Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional vio lo que parecía un planeta enano en nuestro sistema solar, luego de estudiarlo durante este tiempo este cuerpo espacial recibió la denominación técnica de 2015 TG38, pero de cariño los expertos le han puesto el sobrenombre de Goblin y ya goza del reconocimiento oficial.

Un equipo de astrónomos estadounidenses ha descubierto un planeta enano de apenas 300 kilómetros de diámetro en los confines del sistema solar.

"Estos objetos están aislados de la mayor parte de la masa conocida del Sistema Solar, lo que los hace inmensamente interesantes", explicó otro de los investigadores principales, Scott Sheppard, de la Institución Carnegie para la Ciencia. El Duende fue detectado por primera vez el 13 de octubre de 2015 desde un telescopio situado sobre el volcán hawaiano Mauna Kea. El poder gravitacional de este enorme planeta, comúnmente conocido como Planeta Nueve o Planeta X, atrae a los pequeños objetivos como el 2015 TG387 a medida que se acercan a él. Ha sido apodado con el nombre de Goblin y su órbita parece indicar que no está solo: los indicios sugieren que podría estar influenciado por el hipotético Planeta X o Planeta 9, aún más lejano, que podría ser una Super Tierra o incluso más grande.

Controlador aéreo muere en sismo en Indonesia tras salvar vidas
Lo trasladaron al hospital, pero falleció antes de que llegara el helicóptero que lo llevaría a una clínica especializada. Se trata de una de las más de 800 personas que murieron en el terremoto que sacudió la isla indonesia de Célebes .

El perhelio de Goblin se encuentra a unas 80 unidades astronómicas del Sol (cada unidad astrónomica equivale a la distancia media entre el Sol y la Tierra), es decir a 12,000 millones de kilómetros. La órbita de muchos de estos planetas enanos serían todas pruebas de las enormes dimensiones de un planeta que permanece escondido en el sistema solar.

Tal comportamiento orbital podría indicar la presencia de un planeta desconocido, el Planeta X, escondido en los lejanos dominios externos del Sistema Solar.

"Estas simulaciones no prueban que haya otro planeta masivo en nuestro Sistema Solar, pero son una prueba más de que algo grande podría estar allí", afirma Chad Trujillo, de la Universidad del Norte de Arizona.