Global

Papa expulsa del sacerdocio a dos obispos chilenos por abusos sexuales

Papa expulsa del sacerdocio a dos obispos chilenos por abusos sexuales

Los obispos Francisco José Cox Huneeis, arzobispo emérito de La Serena y a Marco Antonio Ordenes Fernández, emérito de Iquique, recibieron el mayor castigo de la Iglesia católica "como consecuencia de actos manifiestos de abusos a menores", precisó en un comunicado la Santa Sede.

Junto con esto, el Papa Francisco informó en el mismo comunicado que ésta decisión "no admite recurso", por lo que sería irreversible. "Francisco José Cox Huneeus continuará formando parte del Instituto de los Padres de Schoenstatt", agregó el comunicado.

Estas dos expulsiones se unen a las de las últimas semanas de los sacerdotes Fernando Karadima Fariña y Cristián Prech.

Cox, que hoy tiene 85 años y demencia senil, famoso por haber abusado sexualmente de niños y adolescentes, fue obligado a dimitir como obispo de La Serena en 1997 y en 2002 fue enviado a vivir en oración y penitencia a Alemania, en la localidad de Vallendar. En el caso de Órdenes, Benedicto XVI ya había aceptado en 2012 la renuncia del obispo de Iquique presentada después de que se le acusara de abusos sexuales a un chico y se retirase a Perú.

"Monseñor Francisco José Cox, y su trágico caso y trayectoria, es un punto esencial para comprender y seguir la 'lógica' de la crisis de la Iglesia chilena. Como secretario de la comisión episcopal organizadora de la visita de Juan Pablo II, en 1987, Cox se convierte en un brazo ejecutivo del nuncio, que en ese momento era Angelo Sodano", recordó el vaticanista chileno Luis Badilla, en un artículo en Reflexión y Liberación.

Investigan posible arreglo en PSG-Estrella Roja
Con Neymar como gran estrella , el PSG se impuso con mucha claridad en ese duelo correspondiente a la segunda fecha de la Fase de Grupos.

Sin embargo, el derecho canónico consagra que, tras la dimisión del estado clerical, ninguno de los dos obispos eméritos podrá ejercer algunos de los sacramentos, incluyendo el oficio de la misa. El encuentro, que inició a las 06.00 (hora boliviana) y que duró media hora, estuvo centrado en la crisis de la Iglesia Católica en Chile, envuelta en escándalos de abuso sexual en los últimos meses. "Compartimos la esperanza de que la Iglesia pueda vivir un verdadero renacimiento y recuperar el cariño y la cercanía de pueblo de Dios", afirmó Piñera que se negó a responder a las preguntas de los periodistas.

Continúa así, como dijo el portavoz del Vaticano, Greg Burke, cuando se expulsó a Karadima, "la línea férrea del papa Francisco ante los abusos".

"Hemos tenido un encuentro muy lindo y franco con el papa Francisco y hemos hablado también de la difícil situación que la Iglesia de Chile está viviendo".

En el encuentro también se habló de América Latina y de las situaciones de Venezuela y Nicargua, así como de la cuestión de las migraciones, temas "que preocupan al Papa", según el mandatario chileno.

"La paz es el camino", respondió Piñera al papa Francisco.