Cultura

El primer adicto a Netflix entró en rehabilitación

El primer adicto a Netflix entró en rehabilitación

Se trata del caso de un desempleado que se transformó "oficialmente" en el primer adicto a Netflix en el mundo, y que ya ingresó en rehabilitación para tratarse.

El sujeto había pasado siete horas diarias viendo Netflix en su televisor durante los últimos seis meses.

Se trata de un hombre de 26 años que ha ingresado a la clínica del Servicio para el Uso Sano de la Tecnología (SHUT) del Instituto de Salud Mental y Neurociencias (Nimhans), el cual está ubicado en Bangalore (estado de Karnataka).

El joven a penas se levantaba prendía el televisor para ver series en streaming, hasta que se dio cuenta que ya no tenía control.

El telescopio espacial Hubble congela sus operaciones: NASA
Rachel Osten, jefa adjunta de la misión del Hubble , dijo que había sido "un fin de semana muy estresante". Los giroscopios se han estropeado con frecuencia en el telescopio espacial .

Fue el profesor de psicología Kumar Sharma el que dio detalles precisos de lo que le sucedió al veinteañero, aún hospitalizado: "Se puso a mirar los programas que hubiera, sin parar, como método de escapismo, cuando su familia lo presionaba para que se ganara el sustento". Su perdida de autocontrol desató una serie de problemas de salud entre los que se encuentra la fatiga, tensión ocular y dificultades relacionadas al sueño.

Para ayudarlo, los médicos están abordando sus problemas psicológicos a través de la terapia, prescribiendo ejercicios de relajación y guiándolo en su carrera profesional para que se mantenga ocupado con una actividad diaria. Pero allí, en el SHUT, hay otros muchos pacientes adictos a los videojuegos que también han mostrado dependencia de Netflix y servicios similares.

Esto tiene que ver porque en las novelas tradicionales que se pueden ver en canales de aire, el espectador debe esperar un horario fijo para verla todos los días o a lo sumo, en el caso de series, una vez por semana.

El medio antes citado explica que las instituciones educativas de la India muestran una preocupación creciente por esta tendencia, que ha comenzado a manifestarse en estudiantes cada vez más jóvenes.