Global

El papa Francisco acepta la renuncia del cardenal Donald Wuerl

El papa Francisco acepta la renuncia del cardenal Donald Wuerl

El Papa Francisco aceptó este viernes la renuncia del cardenal estadounidense Donal Wuerl, acusado de encubrir abusos sexuales por parte del clero.

"Usted tiene elementos suficientes para justificar sus acciones y distinguir entre lo que significa encubrir los crímenes o no, para hacer frente a los problemas, y cometer algunos errores".

El Papa también alaba en la misiva la "nobleza" de Wuerl, que "lo ha llevado a no elegir esa defensa", y añade: "De esto, estoy orgulloso y gracias".

Donald Wuerl, de 77 años, ya había renunciado hace casi 3, como lo exige la ley canónica cuando se cumplen 75 años.

En la página web del arzobispado de Washington se publica la carta del pontífice en la que acepta su renuncia y en la que le agradece su petición para, de esta manera, "dejar claro la intención de poner el proyecto de Dios por delante, incluso de cualquier proyecto personal".

6-5. Acuña pega grand slam y evita eliminación de los Bravos
Por los Bravos , los venezolanos Acuña de 3-1 con una anotada y cuatro remolcadas, Ender Inciarte de 4-0. El puertorriqueño Kike Hernández de 3-1.

Francisco también ha pedido al cardenal que permanezca como administrador de la archidiócesis hasta el nombramiento de su sucesor.

Y concluye: "Querido hermano, hago mías las palabras del Sirácides: "Ustedes que temen al Señor, confíen en él: no perderán su recompensa" (2,8)". Pero el pasado 21 de septiembre solicitó al Papa que aceptara su renuncia.

En una carta a Wuerl, a la que ha tenido acceso CNA, el Papa le dice al cardenal que "su renuncia es un signo de su disponibilidad y docilidad hacia el Espíritu que continúa actuando en su Iglesia". La decisión del Santo Padre de proporcionar un nuevo liderazgo a la Arquidiócesis, puede permitir que todos los fieles, clérigos, religiosos y laicos, se concentren en la sanación y el futuro. Permite a esta Iglesia local avanzar.

En agosto, Donald Wuerl escribió a los obispos de Estados Unidos tras la publicación del informe del fiscal de Pensilvania, y pidió perdón por sus "errores de juicio (y) por sus deficiencias". "Mi renuncia es una forma de expresar mi gran y perdurable amor por ustedes, la gente de la Iglesia de Washington", escribe el purpurado.