Global

El FMI tendrá una oficina en el país para auditar al Gobierno

El FMI tendrá una oficina en el país para auditar al Gobierno

Una vez instalado formalmente, Trevor Alleyne se ocupará de monitorear en forma cotidiana el cumplimiento de las metas de déficit primario y expansión monetaria cero.

La noticia fue confirmada por altas fuentes del Fondo en Washington al portal Infobae. La oficina estará en Buenos Aires.

Alleyne desembarcará en Buenos Aires en noviembre y su cargo será "resident representative", el primer punto de contacto entre el FMI y el equipo económico argentino.

La primera mención a la intención del Fondo Monetario Internacional de reabrir su oficina en el país para controlar de cerca que el gobierno de Mauricio Macri cumpla lo pactado con el organismo llegó de la mano de Christine Lagarde.

Italia vence a Polonia en los minutos de descuento
El conjunto transalpino no ganaba desde el pasado 28 de mayo, cuando batió a Arabia Saudita en un encuentro amistoso. En la D, Malta y Azerbaiyán igualaron 1-1, mientras que las Islas Faroe y Kosovo firmaron otra paridad 1-1.

Con más de 25 años de trayectoria en el organismo, Alleyne es un economista que viene trabajando con una gran variedad de países miembros del Fondo, liderando además investigaciones sobre diversos temas incluso en varios países de América latina.

El FMI cuenta con oficinas propias en alrededor de 70 países, incluso en lugares donde no hay un acuerdo financiero con el organismo. Aunque aún no lo oficializó, ya está designado el nuevo representante y así se lo hicieron saber a las máximas autoridades del BCRA y del ministerio de Hacienda.

El acuerdo de Argentina con el Fondo aún debe ser confirmado.

Con el decidido apoyo del Tesoro de EE.UU. y de los países que conforman el poderoso Grupo de los Siete, antes de fin de mes el directorio del organismo dará su visto bueno al nuevo paquete de ayuda financiera. De esta manera, se sumaron USD 7.100 millones al acuerdo original y se pasarían a USD 19.000 millones los desembolsos para 2018 y 2019. Pero todo dependerá de la "buena letra" que haga el Gobierno a la hora de cumplir con los compromisos asumidos desde el punto de vista fiscal y monetario.