Global

(VIDEO) Las plantas sienten dolor y lo comparten, demuestra un estudio

(VIDEO) Las plantas sienten dolor y lo comparten, demuestra un estudio

Esta reacción activa un sistema de 'defensa', el cual permite propagar y compartir su 'dolor' con otras plantas.

Pese a que carecen de un sistema nervioso, cuando una planta es mordida por un insecto, esta reacciona de la misma forma en que lo haría un animal, utilizando las mismas moléculas.

El estudio fue elaborado por un grupo de botánicos, microbiólogos y bioquímicos estadounidenses que basaron sus datos en las reacciones de la 'Arabidopsis thaliana', una pequeña planta crucífera nativa de Eurasia y el norte de África. "Las plantas son estacionarias y no pueden escapar de los herbívoros, de manera que deben responder con defensas químicas para disuadirlos y reparar el tejido dañado", afirman las autoras.

"Sabemos que hay un sistema de señales sistémico y que, si hieres (a la planta), en un punto, el resto de la planta desencadena sus respuestas defensivas", explicó Simon Gilroy, uno de los participantes en la investigación.

Esta sería la fecha para el primer tráiler — Captain Marvel
Según declaraciones de Kevin Feige, director de Marvel Studios , gran parte de la película transcurrirá en el espacio . La magia de los gráficos por computadora han logrado que el actor Samuel L.

La semejanza que existe entre la reacción de las plantas y el sistema nervioso de los animales podría ser la clave de la investigación, según el ensayo escrito por dos biólogas de la Universidad de Wake Forest. "Pero no sabíamos qué había detrás de este sistema".

En al artículo se destaca que en los animales, un nervio excitado expulsa un aminoácido llamado glutamato que activa una ola de iones de calcio cargados de electricidad que se propaga en el cuerpo, lo mismo ocurre en las plantas: ondas de luz se propagan desde la fuente del daño por toda la planta a una velocidad de un milímetro por segundo.

Los científicos necesitaron de proteínas fluorescentes para captar las señales que rodeaban a las plantas producto del estrés. Al propagarse la onda, el nivel de hormonas defensivas en la región con daño aumentaba.