Global

Personas con hambre en el mundo siguen aumentando hasta los 821 millones

Personas con hambre en el mundo siguen aumentando hasta los 821 millones

El SOFI de este año fue desarrollado por la FAO junto al el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

África volvió a ser el continente con la mayor prevalencia de subalimentación, que afectó a más de 256 millones de personas (un 20 % de su población), entre otros motivos por el impacto de fenómenos meteorológicos extremos y conflictos en diversas regiones.

Por otra parte, el informe precisa que sólo 4 de cada diez recién nacidos en todo el planeta se alimentaron durante al menos seis meses con leche materna.

En 2016, la cifra se situó en unos 804 millones de seres humanos, según el informe 'Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo'.

El hambre en el mundo continúa aumentando y ya afecta a una de cada nueve personas.

Además los ingresos en las exportaciones venían generando divisas que se usaban para importar alimentos, por lo que al verse limitada esta fuente de ingresos, aumentan los problemas para la seguridad alimentaria.

Cofece abre otra investigación en sector de petrolíferos
En el Diario Oficial de la Federación (DOF), detalló que la indagatoria podrá tener una duración de 120 días hábiles, periodo que podrá ser ampliado hasta en cuatro ocasiones.

Los cambios en el clima son una de las principales causas del aumento del hambre en el mundo en 2017, sufrida por 821 millones de personas, según cinco agencias de la ONU, que advierten de que la situación empeora en América del Sur.

Como conclusión, la situación del hambre es "significativamente peor en los países cuyos sistemas agrícolas son sensibles a la variabilidad de las precipitaciones, la temperatura y la sequía, y donde los medios de vida de una elevada proporción de la población dependen de la agricultura".

El documento apunta a los conflictos -cada vez más agravados por el cambio climático- como uno de los principales motivos del resurgir del hambre y de muchas formas de malnutrición. El escaso acceso a alimentos nutritivos debido a su mayor coste, el estrés de vivir con inseguridad alimentaria y las adaptaciones fisiológicas a la privación de alimentos ayudan a explicar por qué las familias con inseguridad alimentaria pueden tener un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad. Esta inversión en curso envía una advertencia clara de que se debe hacer más y de manera urgente si se quiere lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible de Hambre Cero para el año 2030.

'El número de desastres relacionados con el clima extremo, incluyendo las olas de calor, sequías, inundaciones y tormentas, se ha duplicado desde la década de 1990', señala el informe, y recuerda que la nutrición es extremadamente suceptible a los cambios climáticos.

Según el informe, se ha avanzado poco en la reducción del retraso del crecimiento infantil, con casi 151 millones de niños menores de cinco años demasiado bajos para su edad debido a la malnutrición en 2017, en comparación con 165 millones en 2012.

La obesidad adulta está empeorando y más de uno de cada ocho adultos en el mundo es obeso. - Cuatro años atrás, hice constar que me sentía/me siento en la obligación moral de llamar la atención acerca del Hambre, esa epidemia que hace tanto tiempo es causante de desdichas abominables y que todavía carecía/carece de la atención necesaria; y agregué: Urge hacer más y más para el bien de muchísimas personas en todo el Tercer Mundo y hasta en el Primer Mundo (1).