Tecnología

Japón, listo para poner a prueba su 'miniascensor' espacial

Japón, listo para poner a prueba su 'miniascensor' espacial

Se usarán dos satélites cúbicos ultrapequeños, que fueron desarrollados por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Shizuoka. Los satélites se enviarán al espacio desde la ISS el 11 de septiembre como un único conjunto, y luego ambas mitades tendrán que separarse, desenrollando gradualmente el cable metálico de 10 metros.

Aunque un experimento para extender un cable en el espacio se ha llevado a cabo anteriormente, será la primera prueba para mover un contenedor en un cable en el espacio exterior. Todo este proceso será seguido de cerca por unas cámaras instaladas en los satélites. Si el experimento resulta exitoso, servirá como un paso adelante para realizar ascensores espaciales.

Si alguna vez se fabricase un ascensor espacial, las personas podrían viajar a complejos en órbita sin usar un vehículo de lanzamiento y transportar suministros a bajo costo.

Heladerías Freddo cerró su planta de producción en Capital Federal
En el mismo mensaje, la compañía afirmó que está entre sus planes abrir 50 nuevos locales en los próximos 24 meses. La empresa viene trabajando en varios cambios para ampliar su presencia en el mercado nacional e internacional.

Obayashi Corp., la compañía contratista principal del proyecto ha diseñado, por su cuenta, un convoy de 6 vehículos ovalados, de 18 metros de largo cada uno y 7.2 metros de diámetro con capacidad para 30 personas.

La plataforma de lanzamiento se ubicaría en el mar y a 36.000 kilómetros la estación espacial receptora, conectadas entre sí por cables por los que se moverá el ascensor gracias a un motor eléctrico. Para los amantes de la fantasía sería una nave espacial, pero para llegar a ese nivel quedan años de larga investigación. La altura total del sistema será de 96 mil kilómetros, ya que para la estabilidad necesita un contrapeso. Este proyecto pasa por un ascensor espacial que ya se está probando en Japón. "Los viajes espaciales pueden convertirse en algo popular en el futuro", ha contado a la revista japonesa The Mainichi Yoji Ishikawa, líder de la investigación. Dichos cables deben ser resistentes a los rayos cósmicos de alta energía. El nanotubo de carbono es un candidato fuerte para los materiales que componen los cables. Otras tareas incluyen averiguar cómo transmitir electricidad desde la Tierra al espacio y cómo evitar que los desechos espaciales y los meteoritos choquen con los elevadores espaciales.