Deporte

"Fue una derrota que aún me duele" — Del Potro

A partir de ese momento, Del Potro vivió su mejor momento en el partido, porque de incomodado pasó a incomodar a Djokovic, quien no sólo comenzó a perder la precisión en sus golpes, sino también a cometer errores no cometidos antes.

El final del US Open no fue con la felicidad que Juan Martín Del Potro soñó en las horas previas al partido con Novak Djokovic.

Ese fue un momento clave del partido. 4-3 e iguales. Del Potro tomó ventaja con un passing shot espectacular, mientras el serbio respondía con concentración apurando cada vez los 25 segundos del reloj para el servicio.

Nos vamos a 6 deuce.

Acusan a transexual de violar a cuatro mujeres en la cárcel
Ahí reincidió: aprovechó su cercanía con sus compañeras y abusó de cuatro de ellas entre septiembre y noviembre del año pasado. La columnistacuestionó que la seguridad de las mujeres sea menos importante que la "expresión de género".

Del Potro hizo un gran torneo, pero en la final se topó con un tenista que se reencontró con su juego, y demostró que es uno de los mejores de la historia. "Mereciste ganar", dijo el tandilense aún sobre la pista tras la final. Pero los errores no forzados del argentino metieron a Djokovic de nuevo en la disputa del set y se llevó de nuevo la manga con un 7-4 en el tiebreak. La clave estuvo en los break points que salvó en el segundo capítulo y luego impuso su jerarquía para ganar su tercer título en Estados Unidos. Djokovic se puso rápidamente en un 3-1, para luego Del Potro recuperar hasta el 3-3. El serbio, con menos errores que el argentino, se llevó la tercera y última manga por 6-3.

Más allá de los billetes, tanto Del Potro como Djokovic acortaron distancias con Federer y Nadal en la cima del ranking, con dos Masters 1000 (Beijing y París) restantes en el calendario y la gran cita del Masters de Londres, que se disputará del 11 al 18 de noviembre y ni Delpo ni Nole jugaron en 2017.

En la entrega de premios, Del Potro se mostró feliz por llegar a la final, si bien "triste" por no poder dar el triunfo a la afición: "Sentí la energía de toda Argentina". A Nueva York llegó con algunas molestias que no le impidieron brillar pero no puede confiarse porque se trata de una lesión traicionera que puede volver en cualquier momento.