Negocios

La crisis de Turquía y cómo afecta al peso mexicano

La crisis de Turquía y cómo afecta al peso mexicano

Al mismo tiempo, Washington impuso sanciones contra dos ministros de Erdogan en protesta por la prisión del pastor estadounidense Andrew Brunson, acusado de terrorismo por Ankara. Ese hueco lo ha solventado en la última década gracias a la llegada de fondos de inversión, pero, primero debido a la subida de intereses en Estados Unidos y después a causa del deterioro político del país, estos han comenzado a abandonar el mercado turco, provocando la depreciación de su moneda. También hay presencia de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Japón, aunque la exposición es menor. Los problemas estructurales de Turquía se reflejan en una fuerte inflación, que alcanzó en julio casi el 16% interanual, y un déficit de las cuentas corrientes que no cesa de aumentar. A pesar de que el PBIturco creció un 7,4% en 2017, la debilidad de la moneda y, ante todo, la exacerbada dependencia de capitales externos han desestabilizado la economía otomana.

Desde su llegada al poder en 2003, Erdogan construyó gran parte de su popularidad apostando a la obra pública. Quienes dicen eso son, según el presidente turco, "terroristas económicos" que lo "pagarán caro".

De otro lado, Erdogan calificó las tasas de interés como una "herramienta de explotación" que deberían mantenerse lo más bajas posible.

Policía de Nicaragua asegura que manifestantes opositores dieron muerte a un hombre
Al respecto, la CIDH lamentó esa muerte que se dio en el contexto de las manifestaciones que tuvieron lugar en Matagalpa . Otros iban en bicicletas, patines, motocicletas y hay quienes se hicieron acompañar de sus perros mascotas.

Durante un discurso ofrecido este lunes en Ankara (capital turca), Erdogan ha denunciado que su país está bajo un "asedio" económico que no tiene nada que ver con sus indicadores económicos.

El euro llegó a cambiarse por 7.59 liras, poco después de que el Banco Central turco anunciase medidas para garantizar la liquidez y frenar la devaluación de la moneda nacional.

Tras las elecciones de junio, Turquía pasó a un sistema hiperpresidencial que concentra en las manos del jefe de Estado todos los poderes ejecutivos.