Global

Un juez ordena libertad para Lula y otro dice que no

Un juez ordena libertad para Lula y otro dice que no

Favreto (46) fue el magistrado que ordenó la liberación del Lula da Silva, al aceptar un hábeas corpus y exigir la "urgente" medida a favor del ex presidente, condenado por corrupción.

Horas antes el juez federal Rogerio Favreto, concedió a "Lula" un "habeas corpus", solicitado por diputados del Partido de los Trabajadores (PT) para que se le otorgara la libertad, hecho que terminó siendo modificado radicalmente.

Un centenar de fiscales del Ministerio Público denunciaron hoy por "activismo judicial" al juez brasileño que ordenó excarcelar al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en un fallo finalmente anulado por una decisión superior.

Fue entonces que Gebran Neto intervino.

Moro, quien condenó a Lula en primera instancia, es uno de los letrados más conocidos en Brasil por encabezar las investigaciones sobre el caso Petrobras y conocido crítico del Lula, afirmó que Favreto es 'absolutamente incompetente' para decidir sobre la liberación del exmandatario.

Trump mantendrá reunión con Theresa May e Isabel II en Reino Unido
Murray ha destacado que quieren asegurarse "de que ( Trump ) sepa que toda Gran Bretaña lo desprecia y se ríe de él". Esa noche serán agasajados por May en la mansión campestre Blenheim .

Horas más tarde el juez del Lava Jato João Paulo Gebran Neto dejó sin efecto la resolución de su colega Rodrigo Favreto, por lo que Lula continuará detenido en Curitiba, donde está preso desde principios de abril.

El magistrado determinó la suspensión de la ejecución provisional de la pena y la puesta en libertad inmediata de Lula, por lo que el exmandatario podría ser liberado este mismo domingo.

Otro tema que jugará en la elección será la lucha contra la corrupción que, a juicio del analista Iván Godoy, se convirtió en pan de cada día en la política de ese país.

Virtualmente inhabilitado por la ley electoral, al estar condenado en segunda instancia, pero aún a la espera de apelaciones y la posición definitiva del Tribunal Superior Electoral sobre la admisión de su candidatura, Lula vuelve a marcar la agenda del gigante sudamericano. La defensa de Lula había multiplicado los recursos en el STF para reclamar su liberación, sin éxito. Cerca de 400 manifestantes partidarios de Lula están en el lugar.