Negocios

Se perfila una guerra comercial mundial

Se perfila una guerra comercial mundial

Su guerra comercial con los asiáticos ha provocado un aumento significativo en los precios del acero y el aluminio, con reticencias a invertir de empresas norteamericanas, incluso algunas estudian trasladar su producción fuera de Estados Unidos para evitar las represalias contra sus productos desde el gigante del norte.

EE.UU. aplicó un nuevo arancel del 25% sobre una lista de 818 productos procedentes de China -pertenecientes a la industria aeroespacial, tecnologías de la información y la comunicación, robótica, maquinaria y automoción, entre otros-.

Los gravámenes chinos a cientos de bienes estadounidenses incluyen destacadas exportaciones como la soja, el sorgo y el algodón, lo que amenaza a los productores agrícolas que apoyaron a Trump en la elección de 2016, como Texas y Iowa. Era esperada, no me sorprende: "China y Estados Unidos no están negociando, solo atacando", analizó De Bolle en declaraciones a Efe. China apunta así al electorado de Trump, en áreas rurales.

La respuesta china fue la de replicar esta acción con un mecanismo idéntico, pero aplicados a productos que se generan en ciertas zonas de los EEUU. Ello, posiblemente, repercutirá en el ánimo de los votantes, al momento de emitir su escogencia en los comicios del próximo mes de noviembre, que pudiesen votar por otra opción.

Esta iniciativa es uno de los principales quebraderos de cabeza de Trump, según los expertos, que consideran que una de las razones subyacentes a esta batalla comercial es la disputa entre China y Estados Unidos por saber quién liderará la revolución tecnológica y se posiciona líder en los sectores clave. La respuesta de Pekin, fue la del jugador que mantiene y aumenta su apuesta.

Ya tenemos semifinales: Francia-Bélgica y Croacia-Inglaterra
El llanto regresó tras la serie de penales, una instancia que ambos equipos debieron disputar por segundo encuentro consecutivo . En el tiempo de adición apareció el principal argumento ofensivo de los equipos a lo largo de este Mundial: el tiro de esquina.

El Ministerio de Exteriores de China dijo el viernes que también entraron en vigor los "aranceles en represalia", pero no dio más detalles. "En palabras simples, Washington está abriendo fuego contra todo el mundo, inclusive contra sí mismo", declaró este jueves Gao Feng, el portavoz del Ministerio. Denunció, además, que este tipo de gravamen es un abuso típico en el comercio, que pone en peligro seriamente la cadena industrial global, dificulta la recuperación económica, causa agitación en el mercado y afectará a "muchas corporaciones multinacionales inocentes, empresas y países corrientes".

Lo que hoy se ha iniciado es en realidad la primera parte de la guerra. Habrá un escalamiento en la pugna, pues los 34.000 millones de US$ en aranceles, que ambos países se han endilgado, son la 1ª parte de un paquete global de 50.000 millones de US$, que cubren cerca de 1.300 productos chinos y una cantidad menor de bienes norteamericanos.

El presidente dijo que los aranceles estadounidenses a otros 16,000 millones de dólares en productos chinos están programados para entrar en vigor dentro de dos semanas. En el caso chino, sin embargo, la pugna va más allá de las cifra de déficit comercial (más de 300.000 millones a favor de China), lo que subyace es una carrera entre potencias, económica, militar y política. "Así que tenemos 50 más 200 más casi 300", dijo Trump a periodistas a bordo del Air Force One el jueves.

Pekín afirma que no se quedará de brazos cruzados mientras Washington agudiza sus amenazas de imposición de aranceles.