Global

La difícil misión de los enviados del Papa

La difícil misión de los enviados del Papa

Barros emitió un comunicado en el que pidió "con humildad que me disculpen por mis limitaciones y lo que no pude lograr".

"No puedo estar más emocionado (.) Hoy día se están yendo los delincuentes para la casa", dijo Juan Carlos Cruz, una de las víctimas que se reunió recientemente con el Papa en el Vaticano.

Por lo pronto, mientras designa a los nuevos obispos titulares, Francisco ya nombró a los "administradores" de estas tres diócesis que temporalmente quedan vacantes: en Osorno quedó Jorge Enrique Conchua; en Valparaíso, Pedro Mario Ossandón, y en Puerto Montt, Ricardo Basilio Morales. Emocionante por tantos q han luchado para ver este día.

Hasta a la nunciatura apostólica ubicada en el sector de Providencia, el lugar donde se alojarán los enviados especiales del Papa y que acogió el encuentro con los medios de comunicación, llegaron víctimas de abusos para entregar cartas solicitando una audiencia con los representantes.

El obispo de Osorno, acusado de encubrir denuncias.

El anuncio de expulsión de Barros constituye una marcha atrás radical del papa Francisco, quien había nombrado a este obispo en la diócesis de Osorno (sur de Chile) en enero de 2015. Semanas después admitió que se había equivocado.

El pontífice reconoció que cometió "graves errores" de juicio sobre Barros quien siempre negó las acusaciones de encubrimiento en su contra.

El Real Madrid nombró a Julen Lopetegui como nuevo entrenador
Este anuncio sorprende a Rubiales, que llama a su entrenador para pedirle explicaciones. El reemplazante de Zinedine Zidane será nada mas ni nada menos que Julen Lopetegui .

En este sentido, al ser consultado sobre posibles compensaciones a víctimas de abusos sexuales, Amaya afirmó que "si hay que pagar indemnizaciones se hará y vamos a prestar toda la ayuda necesaria para esclarecer si hay delitos".

Se trata de las primeras bajas en el clero chileno después de que 34 obispos fueran citados el pasado mes de mayo pasado el pontífice al Vaticano.

El documento detallaba presiones ejercidas sobre aquellos que debían investigar los abusos, así como la destrucción de documentos comprometedores.

El 11 de junio, el Papa Francisco aceptó las renuncias de de Mons. Las víctimas apuntaron a Barros por supuestamente haber sido testigo de los abusos y no haber hecho nada para detenerlos.

La aceptación de la renuncia de estos tres obispos por parte del Papa fue recibida con alegría con algunas de las víctimas.

A su regreso, tras una ola de críticas inédita, decidió abrir una investigación que terminó con la renuncia en bloque de todos los obispos chilenos.

Barros, de 61 años, es acusado de haber callado los repetidos abusos de Karadima, un influyente sacerdote que fue su guía espiritual por cuatro décadas, y que en 2011 fue condenado por el Vaticano a "retirarse a una vida de oración y penitencia" por abuso sexual contra menores en las décadas de 1980 y 1990. Pero sorprendió lo mismo en el caso de los obispos Cristián Caro, de Puerto Montt, y Gonzalo Duarte de Valparaíso. "El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, voy a hablar, todo es calumnia", lanzó entonces el pontífice. Ahora tiene pruebas e inició la limpieza de la curia.