Global

Entre basura y excremento vivía una pareja con 10 niños

Entre basura y excremento vivía una pareja con 10 niños

Un juez en California fijó el miércoles una fianza de casi 500.000 dólares para la madre de 10 niños que sufrieron abusos prolongados, que afirmando que representan representando un peligro para sus hijos.

La policía hizo el hallazgo después de que la madre denunció la desaparición de su hijo mayor y cuando los agentes fueron a entregar al menor de 12 años descubrieron las condiciones que tenía la casa donde habitaba el menor y sus hermanos, la cual estaba llena de basura, alimentos en descomposición y excrementos.

Cuando fue a entregar a un niño de 12 años que había estado desaparecido y fue hallado durmiendo en un jardín, las autoridades descubrieron en qué condiciones vivía la familia.

No obstante, los menores de edad tenían heridas en sus cuerpos, quemaduras, moretones y parecía que habían recibido disparos con una pistola de perdigones.

La policía rescató a los menores quienes se encontraban en un ambiente completamente insalubre.

En la casa de los Allen encontraron otros a otros nueve menores, de entre cuatro meses y once años, que "vivían en la miseria, en condiciones inseguras e insalubres".

Greg Hurlbut, teniente del Departamento de Policía de Fairfield, detalló en una conferencia de prensa este lunes que los niños describieron en entrevistas los horrores que vivieron bajo el cuidado de sus padres.

Sharon Henry vicefiscal de distrito del condado de Solano lee los cargos presentados a la pareja acusada
Sharon Henry vicefiscal de distrito del condado de Solano lee los cargos presentados a la pareja acusada

Los 10 niños fueron sacados de la casa el 31 de marzo, tras el aterrador descubrimiento de la policía.

La madre, que alega que es juzgada por tener tantos hijos y por elegir ir a la escuela a casa, fue arrestada y acusada de negligencia infantil.

"No hay huesos rotos, no hay cicatrices importantes, nada", dijo Rogers. Además, les ofreció a reporteros un recorrido por su casa. "Mis niños se golpean, se hacen moratones y aruñazos porque son niños, eso es todo", insistió.

En las imágenes se pueden apreciar cosas amontonadas y tiradas en el piso de las habitaciones, además de un baño cubierto de heces.

Para la fiscal de distrito Sharon Henry, "los niños fueron torturados por razones sádicas".

Los fiscales aseguraron que Rogers y su esposo, Jonathan Allen, de 29 años, pusieron a los menores en una situación susceptible de causarles daños graves y la muerte. El sujeto se declaró inocente por los cargos de abusos y torturas, pero permanece en prisión con una fianza de 5,2 millones de dólares (unos 3 mil millones de pesos).

Allen, padre biológico de algunos de los niños, enfrenta siete cargos por tortura y nueve por abuso infantil.

Estudiantes chilenos marchan en rechazo a la educación sexista y el acoso
Si bien la autoridad regional no ha entregado un balance de asistentes, la FECH dio cuenta de 150 mil participantes "sólo en Santiago".