Salud

A una soldado le "creció" la oreja en un brazo

A una soldado le

Una mujer soldado perdió su oreja izquierda en un accidente automovilístico, sin embargo pronto podrá tener una oreja de nuevo gracias a que cirujanos del Ejército médico en Texas, Estados Unidos, le crecieron una nueva en su antebrazo, de acuerdo con el diario británico Daily Mail. En esa búsqueda, encontró la posibilidad de dejar crecer una oreja en su brazo para luego trasplantarla.

El tratamiento, el cual se llevó a cabo en el centro médico militar William Beaumont, constituyo en la utilización del cartílago proveniente de las costillas de Burrage, creando una oreja con este.

Burrage se había resignado a vivir una vida con una oreja protésica, pero a ella no le gustaba cómo se veía.

Pero ahora, a los 21 años de edad, está en el camino hacia la recuperación.

La técnica de colocar el oído bajo la piel de Burrage permitió que crecieran venas, capilares y hasta conexiones nerviosas, lo que le devolvió sensación al oido una vez fue implantado.

Asesinan a candidato de Morena en Apaseo el Alto
Las autoridades informaron que los agresores viajaban en un automóvil Ford Mustang en color blanco y con placas extranjeras. Sujetos armados interceptaron al candidato cerca del Parque Ecológico de este municipio y le dispararon con armas de fuego.

El jefe de cirugía plástica y reconstrucción de la WBAMC, Owen Johnson III, aseguró en un comunicado que "el objetivo final es que cuando termine todo esto se vea bien y, dentro de unos cinco años más, alguien que no la conozca no lo notará", según consigna NewsWeek.

"Iba a ir con la prótesis, para evitar más cicatrices, pero quería un oído real", dijo Burrage. Luego, el cartílago se convirtió en una oreja, lo que se convirtió en el primer logro de este tipo en el ejército. Y en 2016 un paciente identificado sólo como Ji, quien había sufrido una lesión, atravesó el mismo proceso en el Hospital de la Universidad de Xi'an Jiaotong, en la provincia de Shaanxi, en China.

Regla: Los comentarios son auto regulados.

¡Cuidado! Las imágenes de este artículo pueden herir la sensibilidad de algunas personas.