Global

Trump arremete otra vez contra James Comey

Trump arremete otra vez contra James Comey

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó hoy una nueva serie de insultos al exdirector del FBI, James Comey, quien lanzará el martes un libro controversial sobre la actuación del mandatario, e insistió en que nunca lo presionó para que le jurara lealtad.

Más tarde en el día, Comey escribió en Twitter que su libro, "A Higher Loyalty", trata sobre "liderazgo ético".

Comey fue despedido abruptamente en mayo de 2017 por Trump, desconforme con la investigación de una posible confabulación de su campaña en 2016 con Moscú para perjudicar a su rival demócrata. "El reto con este presidente es que él será una mancha para todos a su alrededor", dijo en ABC.

Los dichos de Comey son el último episodio de una guerra de palabras que sostiene con Trump, quien más temprano -en una serie de tuits- tildó al exdirector del FBI de "canalla" y sugirió que debería estar preso. "Y la pregunta es, ¿cuánta mancha es demasiada y cuánta mancha finalmente te incapacita para lograr tu objetivo de proteger el país y servir al país?" En él, Comey escribió que Trump, en una reunión privada, presionó al entonces director del FBI por su lealtad.

Usain Bolt se convierte en DJ
Bolt ratificó que no tiene previsto regresar al atletismo e insistió en cambio en que seguirá buscando una oportunidad en el futbol .

En "Una lealtad mayor" James Comey da su versión sobre los eventos que rodearon su despido, las investigaciones de la injerencia rusa en las elecciones y los correos de Hillary Clinton. Apenas si conocía a este tipo.

La entrevista responde a la próxima publicación del libro de Comey, en el que relata su visión sobre su tortuosa y breve relación con Trump. "Sólo (es) otra de sus muchas mentiras". "Y esa no es una declaración política", dijo Comey.

El exdirector del FBI dijo que hay, "ciertamente, alguna evidencia de obstrucción a la justicia", cuando Trump le preguntó el año pasado si podía cerrar una investigación criminal sobre el despedido asesor de seguridad nacional Michael Flynn, al sugerirle dejar ir a Flynn.

El exjefe del FBI dice que su decisión de anunciar que se reabriría la pesquisa sobre la utilización por parte de Clinton de un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado -solo once días antes de las elecciones- apuntó a garantizar la legitimidad de la elección."No recuerdo haberlo pensado conscientemente, pero debió ser así, porque yo funcionaba en un mundo en el que Hillary Clinton iba a ganarle a Donald Trump, así que estoy seguro de que eso fue un factor", dijo Comey.