Global

¿Se resolvió el misterio de la desaparición de la aviadora Amelia Earhart?

¿Se resolvió el misterio de la desaparición de la aviadora Amelia Earhart?

Una nueva película documental propone que esta imagen muestra a la aviadora Amelia Earhart, tercera sentada desde la derecha, mirando lo que puede ser su avión lisiado cargado en una barcaza.

Earhart fue la primera mujer en cruzar el océano Atlántico, y en el momento de su desaparición era una de las más famosas del mundo. Es Posible que todos sus logros la orillaran a aventurarse en la travesía aérea que terminaría por colocarla en la posteridad, a cambio de pagar un costo muy alto.

De acuerdo con información difundida por el diario ABC de España, "un nuevo análisis de medición ósea indica que los restos hallados en una remota isla del Pacífico Sur pertenecen probablemente a esta legendaria aviadora estadounidense". Comenzó el 1 de junio de 1937 cuando, tanto ella (de 39 años) como su copiloto Fred Noonan (de 44) partieron en un bimotor Lockheed 10 Electra desde Burbank, California, con el objetivo de dar la vuelta al mundo.

Amelia Earhart antes de subir a su avión bimotor.

Una de las teorías más fuertes es que Eahart, acompañada de Fred Noonan, se quedó sin combustible y cayó en el Océano Pacífico, cerca de la remota Isla Howland. Muchos supusieron que su avión se había estrellado contra el agua.

Entonces, sucedió lo más terrible. Sin embargo, un problema en las comunicaciones impidió al buque cumplir su misión. Luego del incidente, los marinos declararon que podían escuchar perfectamente la voz de la piloto pidiendo ayuda desesperada, pero algo andaba mal con el radio del buque y no podían responderle.

Desde hace años, un grupo de investigadores, entre los que se incluye Jantz, cree que esta aviadora murió como náufrago en la isla de Nikumaroro, a medio camino entre Hawai e Islas Salomon (donde se encontraron los huesos en 1940).

Inicialmente, se creía que los restos pertenecían a un hombre.

Congreso aprueba norma que reemplaza el Decreto de Urgencia 003
El Proyecto de Ley se enviará al Ejecutivo para su aprobación y posterior promulgación, ya que fue exonerado de la segunda votación con 75 votos a favor, 23 en contra y 11 abstenciones.

Jantz utilizó métodos mucho más sofisticados que los que había en 1941: un programa computacional llamado Fordisc, que él mismo ayudó a diseñar, le permitió estimar el sexo, la ascendencia y la estatura del dueño de los huesos.

Este análisis revela que el perfil de Earhart coincide más con los huesos de Nikumaroro que los del 99% de los individuos con los que se compararon, dice el estudio.

Amelia Earhart se dirige a periodistas en el Criterion, Londres, 1932.

También se consultó a una experta en la historia de la vestimenta para examinar las ropas que lucía en las fotos, incluyendo "la longitud de la entrepierna y la circunferencia de la cintura de los pantalones de Earhart".

"La antropología forense no estaba bien desarrollada a principios del siglo XX", afirma el documento. Aun así reconocen que la labor de Hoodless no carece de mérito.

"Hasta que se presente la evidencia definitiva de que los restos no son los de Amelia Earhart", escribe Jantz en el documento, "el argumento más convincente es que son de ella".

Por ota parte, en 1940, una expedición británica encontró restos de huesos y parte de la suela de un zapato de mujer, los cuales fueron enviados a Fiji y examinados en 194 por un profesor de anatomía, quien había determinado que los restos eran de un hombre.