Negocios

Braun reconoció que "la situación es complicada" — Acero y aluminio

Braun reconoció que

Según Wang, China exigió a la administración del presidente Trump 'respetar el sistema multilateral de comercio y revocar la política lo antes posible', porque se introdujeron por supuesto motivos de seguridad nacional, pero esas importaciones tienen principalmente uso civil.

Los europeos expresaron su decepción este sábado a Lighthizer, quien viajó a Bruselas para una reunión prevista desde hacía tiempo con la comisaria europea del ramo, Cecilia Malmström, y el ministro de Economía japonés, Hiroshige Seko.

Trump promulgó el jueves un alza de 25 por ciento a las importaciones de acero y de 10 por ciento a las de aluminio para contrarrestar el ingreso de productos de bajo costo, en particular los de China, que dice son "un asalto para nuestro país". (USTR por sus siglas en inglés) en las próximas semanas.

Los llamados europeos no parecen surtir efecto. Estados Unidos y la UE "no pueden entrar de ninguna forma en una escalada comercial", advirtió por su parte el ministro español Román Escolano. Pero un vocero del ejecutivo comunitario Enrico Brivio apuntó este lunes que los aranceles entre ambos son de media un 3%.

Tras establecer una cláusula temporal que exime a México y Canadá, Trump dijo que las excepciones permanentes a estos aranceles podrían incluirse en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dependiendo de lo que México y Canadá estén dispuestos a comprometer.

La caída de Villalobos: La mayor crisis en la historia de Carabineros
De esta forma, el actual subdirector general de Carabineros, Julio Pineda , asumirá de manera subrogante el cargo. Ambos protagonizaron un diálogo que las cámaras presentas alcanzaron a captar parcialmente.

La UE defiende que es un "estrecho socio en comercio y seguridad" de Estados Unidos y que por esto debería quedar exenta de unas tarifas que, estiman, tendrán un impacto de unos 2.800 millones de euros sobre sus exportadores.

La Comisión Europea dijo que esperaba mantener contacto con Washington sobre los aranceles a los metales esta semana, pero que no se habían agendado negociaciones formales.

De confirmarse los aranceles para el acero y el aluminio, los europeos ya prepararon una estrategia de respuesta, que pasa por aumentar los derechos de aduanas a productos emblemáticos estadounidenses, así como por la adopción de medidas de salvaguardia para proteger la industria siderúrgica europea.

"La Argentina y los Estados Unidos gozan en la actualidad de una estrecha relación bilateral, basada en principios y valores compartidos que se reflejan en la renovada cooperación en todos los ámbitos", sostiene el comunicado enviado desde el ministerio de Producción y desde la Cancillería a cargo de Jorge Faurie, al Departamento de Comercio norteamericano. Pekín no obstante también es blanco de críticas. China considera que la medida va a perjudicar profundamente el clima del comercio internacional.