Global

Salah Abdeslam desafía a la justicia belga

Salah Abdeslam desafía a la justicia belga

Con una barba poblada y el pelo engominado, Salah Abdeslam apareció ante los jueces en Bruselas pero evitó responder sus preguntas, además de lanzar un desafío en el nombre de Alá. ¿Por qué quiso entonces acudir al juicio?, le preguntó la presidenta del tribunal.

Abdeslam dejó claro que su "silencio" no lo convierte en "un criminal".

Según la cadena, al final de su discurso Grosjean exigió sentenciar a ambos acusados a la pena máxima de 20 años de prisión.

"No me acuerdo", "ya he hablado de eso y no deseo volver al tema", se limitó a responder a la mayoría de las preguntas. Un helicóptero sobrevuela el imponente edificio del siglo XIX con un proyector y militares armados se encontraban en las inmediaciones.

Francés de nacionalidad, de origen marroquí y criado en la popular comuna bruselense de Molenbeek, este joven acabó formando parte de una célula yihadista implicada en al menos tres graves ataques en los últimos años.

Los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París, del 22 de marzo de 2016 en Bruselas (32 muertos) y el malogrado ataque en un tren entre Ámsterdam y París en agosto de 2015 responden "quizás a una única operación" del grupo Estado Islámico (EI), según la fiscalía federal belga.

En tanto, la corte decidió posponer el juicio hasta el 29 de marzo a petición de una asociación que representa a las víctimas de los ataques y que se quiere sumar a la acusación, informó la agencia de noticias Belga. Aquel día investigadores franceses y belgas fueron sorprendidos por disparos durante un registro rutinario en uno de los refugios de la célula en Forest. Belkaid, de 35 años, falleció al enfrentarse con los agentes para cubrir la huida de Abdeslam y de un cómplice, Soufien Ayari, tunecino de 24 años que también comparece junto a Abdeslam ante el tribunal belga. Abdeslam escapó por los tejados, pero fue atrapado tres días después.

Las papas de McDonald's podrían curar la calvicie, según estudio
Si esto fuera verdad, estaríamos ante la noticia del siglo, desgraciadamente, no es exactamente así, escribe Gizmodo. Y el secreto fue usar el dimetilpolisiloxano , químico de las "patatas fritas de McDonald" .

Tras ser detenido en esta capital el 18 de marzo de 2016, fue transferido a Francia, donde el proceso judicial se mantiene paralizado a causa de su mutismo.

La audiencia, que debía celebrarse inicialmente a mediados de diciembre ante el tribunal correccional de Bruselas, se aplazó para dejar tiempo a Sven Mary, el nuevo abogado de Abdeslam, para preparar su defensa.

Abdeslam y Ayari son juzgados por intento de asesinato contra los policías que hallaron su escondite en Bruselas en marzo de 2016, luego buscarlos durante cuatro meses.

El único, que apretó el gatillo contra la Policía fue el cómplice abatido y los restos de su ADN encontrados en la empuñadura se explican porque había manipulado el arma antes del tiroteo, dijo Ayari.

La actitud de Abdeslam ha agilizado el proceso y el juicio ha sido suspendido hasta el jueves.

Abdeslam se encuentra normalmente encarcelado en la prisión francesa de Fleury-Mérogis, al sur de París, en una celda de 9 metros cuadrados con videovigilancia las 24 horas del día. Desde allí, partió en la madrugada del lunes escoltado por unidades de élite hasta el tribunal, si bien durante el proceso dormirá en otra cárcel del norte de Francia.