Global

José Patricio Molina, el remisero acusado por el triple crimen de Guaymallén

José Patricio Molina, el remisero acusado por el triple crimen de Guaymallén

Las víctimas fueron identificadas por la Policía como Mónica Outeda, de 51 años y Mayra Bueno, de 25, y Lautaro Valentino Vega, de 6.

Un nuevo triple crimen conmociona a Mendoza.

La primera hipótesis (muertes por intoxicación) se diluyó rápidamente y la investigación se centró en un triple homicidio: las víctimas habrían sido asesinadas a golpes y luego el autor del hecho inició el fuego para intentar tapar las evidencias.

En un primer momento, los investigadores creyeron que los tres habían fallecido por inhalación de monóxido de carbono, pero luego constataron que presentaban múltiples golpes que les causaron la muerte. Según comentaron algunas personas que viven en el mismo barrio donde ocurrió el triple crimen, la familia hacía pocos meses que se había mudado a la vivienda, ubicada sobre la calle Barcelona. "Estuvimos contentos con su llegada porque eran muy buena gente, muy tranquilos, no molestaban a nadie", describió.

Celebran Miércoles de Ceniza y no conocen su significado — Incongruentes
Esa ceniza es producto de la quema de los ramos de palma usados en la misa del Domingo de Ramos cuando comienza la Semana Santa . Después de la homilía se bendicen e imponen las cenizas y se termina el rito con la oración universal ( oración de los fieles).

Rápidamente las autoridades llegaron hasta el lugar e ingresaron al hogar.

Lautaro. Junto a su madre también ultimada por Molina.

La Justicia investiga con cautela el hecho. Las llamas alertaron a los vecinos, que llamaron a los bomberos. Molina tenía algunos antecedentes por robos, hurtos simples y desobediencia desde 1997. El 26 de septiembre del año pasado Zalazar, instructor de artes marciales, fue condenado a cadena perpetua, en un juicio abreviado donde se declaró culpable y no mostró signos de arrepentimiento. En octubre de 2016, Daniel Salazar mató a balazos a su ex pareja, una tía y la abuela, y luego dejó abiertas las hornallas de gas para intentar que explotara la casa.

Molina se hacía llamar José Giménez ante su pareja y amigos de ella.