Negocios

Banco de México eleva su tasa de interés

Banco de México eleva su tasa de interés

De una muestra de 26 especialistas consultados por Bloomberg, 23 anticipan que en la segunda junta de política monetaria de Alejandro Díaz de León al frente del Banxico habrá un aumento de 25 puntos base a la tasa de interés de fondeo, con lo que subiría a 7.50 por ciento.

En términos llanos, la tasa de interés de referencia es el precio al que presta dinero el Banco Central.

Cabe recordar, que el Inegi informó que la inflación se desaceleró a 5.55 % a tasa anual durante enero, su menor nivel en diez meses. "El mercado descuenta el alza y el nuevo gobernador del Banco de México sigue buscando su confianza", señalaron analistas de CIBanco, liderados por Jorge Gordillo.

Pero ello siempre y cuando "no se repitan el tipo de choques que la afectaron el año anterior", porque este escenario está "sujeto a riegos", advierte.

"Ya no puedo hacer lo mismo que a los 20 años" — Cristiano
El nacido en Funchal en 1985 debutó el 14 de agosto de 2002 con el Sporting Lisboa cuando contaba con apenas 17 años. Su buena primera campaña con el cuadro de la capital de Portugal lo hizo recalar en el Manchester United en 2003.

Las consideraciones que motivaron el incremento de la tasa objetivo fueron las presiones que puede sufrir el peso ante una renegociación desfavorable del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), reacciones adversas en los mercados ante la normalización de la política monetaria de Estados Unidos y volatilidad asociada al proceso electoral 2018.

Asimismo, el Banco Central no descartó actuar nuevamente si ve amenazado su objetivo de inflación.

"Respecto al balance de riesgos para la inflación, este mantiene un sesgo al alza asociado a los riesgos antes descritos, en un entorno con un alto grado de incertidumbre", concluyó.

Pese a que la Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo sin cambios su política monetaria en la reunión del 31 de enero pasado, Banxico ha decidido aumentar sus tasas para reforzar la tendencia descendente de la inflación observada en ambos países, misma que aún se ubica por debajo de las metas de sus respectivos bancos centrales.