Tecnología

Project Linda: Híbrido entre laptop y smartphone

Project Linda: Híbrido entre laptop y smartphone

Cada año, el fabricante de computadoras Razer ofrece uno de los grandes puntos destacados de la feria de electrónica CES mostrando una o más piezas conceptuales ingeniosas.

La compañía Razer, en el marco del CES 2018, dio a conocer "Project Linda", una laptop de 13.3 pulgadas acompañada por el Razer Phone basado en Android, diseñado con el fin de combinar el conocido sistema operativo de Google con la facilidad de uso de una laptop. Por si todo esto fuera poco, la computadora cuenta con un teclado retroiluminado que se puede personalizar con millones de opciones de color. "Project Linda combina lo mejor de Razer Phone y las laptops Razer, ofreciendo una pantalla más grande y un teclado físico en un entorno Android, mejorando la experiencia para juegos y productividad". Dentro está su chasis de aluminio, el cual es de 15mm y pesa menos de 1.3 kg incluyendo el teléfono, y 200 GB de almacenamiento. La pantalla quad-HD de 13.3 pulgadas tiene la misma frecuencia de actualización de 120Hz que el teléfono Razer. Con tocar un botón, el teléfono se transforma en una laptop Android, mientras que sus 5.7 pulgadas de pantalla funcionarían como un touchpad o una segunda pantalla. También tiene una batería interna de 53,6 Wh.

Project Linda: Híbrido entre laptop y smartphone
Project Linda: Híbrido entre laptop y smartphone

Por otro lado, Project Linda, cuenta con un puerto USB-C el cual sirve tanto para cargar el equipo como transferir información, además de una entrada de 3.5mm y un puerto USB 3.0 tradicional para conectar cualquier periférico extra como por ejemplo un mouse para gaming.

Por supuesto, antes de que te entusiasmes demasiado, como casi todos los conceptos de Razer, no hay ni siquiera un indicio de cuándo Project Linda podría estar disponible para comprar, ni por cuánto.

Es oficial: Omar Pérez no seguirá en Independiente Santa Fe
Pérez, exquisito cobrador de tiros libres, busca equipo en Colombia o en el exterior para continuar su carrera deportiva, que estuvo salpicada en 2016 porque el entonces técnico de Santa Fe, el uruguayo Gerardo Pelusso, lo acusó de orquestar su salida del equipo.